Realizan plantón trabajadoras y encargadas de guarderías

23
El plantón inició al filo del medio día en el Palacio Federal.

Anabel Martínez Torres

Ante la negativa por parte de las autoridades federales en el Estado, encargadas de las estancias infantiles se plantaron ayer en los bajos de Palacio Federal para exigir el pago correspondiente al subsidio del mes de enero que se les adeuda.
Aseguraron que “no quitarán el dedo del renglón”, pues los más perjudicados entre todo son los niños, principalmente de las comunidades rurales.
Wendy Escalante Reyes, encargada de una de las 109 estancias infantiles que existen en la entidad, aseguró que desde la privatización del servicio, el aumento generalizado de cuotas para los padres de familia ha sido del 75 por ciento.
Sin embargo, expuso que otras estancias como las ubicadas en el municipio de Candelaria han tenido que aumentar sus costos hasta en un 122 por ciento; en Calkiní el aumento fue del 50 por ciento, mientras la única estancia en Sacabchén ha tenido que cerrar sus puertas por falta de subsidio y recursos económicos por parte de los padres de los niños que asistían para su educación de primera infancia.
“El fenómeno de deserción ha sido terrible, esto solo significa un retroceso después de 12 años de desarrollo dentro de este programa sobre todo en las comunidades, en donde la gente no estaba acostumbrada a dar formación inicial a sus niños, ahora hemos regresado de nuevo a que los niños estén en casa exponiéndose al peligro propio de la niñez en vez de estar jugando en lugares idóneos para ellos con educación acorde a su edad. Y lamentablemente el Gobierno no está dimensionando este retroceso”, lamentó.
Indicó que se mantienen a la espera de las nuevas reglas de operación y de que las autoridades aclaren la forma en que se auditarán los recursos para corroborar que padres de familia lo usen en la educación de sus hijos y no se desvíen a otras necesidades derivado de la situación económica que impera en el país.
Recordó que en todo el Estado se da empleo a por lo menos 500 mujeres a través de las estancias infantiles, por lo que si los niños dejan de asistir éstas no podrán continuar ante la falta de recursos para pagar insumos y sueldos.
“¿Cómo vamos a subsistir?, ¿cómo vamos a pagar esos sueldos? No queremos rendirnos en esta lucha, queremos levantar la voz por nosotras y por los niños campechanos”, finalizó.