Merecido homenaje para “El Loco” Valdés

29
Manuel "El Loco" Valdés, a lado de Ignacio López Tarso.

En 1955, Manuel Valdés era parte de Variedades de mediodía, al lado de Héctor Lechuga y Antonio Valdés, ese programa sentó el precedente del éxito de su carrera: aprendió a improvisar y también fue ahí donde el productor Luis de Llano Palmer lo bautizó como Loco, gracias a sus ocurrencias a cuadro; ese éxito y su legado serán celebrados hoy por Alejandro Gou y los comediantes actuales.
En el Centro Cultural Teatro 2, el humorista será homenajeado por Benito Castro, Eduardo España, Los Mascabrothers, El Costeño y Memo Ríos, entre otros, con la conducción de Andrea Escalona, Raúl Araiza y Jorge El Burro Van Rankin, con la participación musical de Toñita, acompañada de un mariachi.
“Muy bonito, es muy amable el señor Gou, querido amigo de toda la vida, es de mucha satisfacción que me hagan el favor de distinguirme (…) Genio y figura, hasta la sepultura, estoy agradecido. Mi carrera es muy satisfactoria, con sus caídas y tropiezos, que fueron más, es una carrera larga, la del Locos Valdés”, explicó don Manuel.

SU HISTORIA
El Loco agradeció que tras la salida del show televisivo de Jorge Che Sareli, “un veracruzano que decía que era argentino”, explicó de su colega, él pudo desarrollarse profesionalmente: “Pidió un aumento de sueldo y en su lugar lo corrieron, no me aproveché, sino que me pusieron de candidato para ser animador; ahí fue donde aprendí lo que hice a fuerzas, había que improvisar.
“Una hora 20 minutos solito, ahora hay muchos programas con gente que te apoya, pero en aquel entonces no había escritores, improvisábamos diario todo, agarré callo tremendo al trabajar en escena, como si estuviera en casa. Fue muy bello ese aprendizaje, porque fueron cosas que se hacen a fuerza, pero muy bonita la aventura”, abundó.
Con todo ese bagaje, Valdés es humilde y con voz honesta aseguró que no se considera un actor, incluso que está en el proceso de aprendizaje: “Lo que he hecho en esta carrera es más improvisar, hacer locuras, cosas inesperadas, porque un actor tiene que estudiar mucho.

SU MAESTRO
El señor López Tarso me enseñó mucho, en el teatro le pedí ayuda y es buenísima onda, me indicaba cómo hacerlo”. El futbol de lejos Cada año Manuel Loco Valdés, ferviente seguidor del América, y Sergio Corona, entusiasta de las Chivas del Guadalajara, realizan una tradicional apuesta en este clásico del balompié mexicano, pero a pesar de la pasión que el primero siente por este deporte, indicó que no le hubiese gustado dedicarse de manera profesional, aunque sí jugó durante algún tiempo.
“Me gustan mucho los deportes, pongo mi televisión en el canal que me guste y hay veces que veo hasta películas mexicanas (…) jugué futbol un tiempo, pero fue poco, porque ya estaba grande para eso, era medio tiempo y ya después de 10 minutos estaba con la lengua de fuera, al principio era un matalote, no sabía jugar bien, pero poco a poco le agarré experiencia. “Ya estaba bastante grande para dedicarme profesionalmente, porque se necesita mucha condición física, entonces hasta ahí llegué en el soccer, pero el americano también jugué”, explicó el humorista, que platicó que respeta a sus colegas en la actualidad y su forma de “adaptarse” a que el público ahora pide “groserías y doble sentido”, aunque él sigue prefiriendo el humor familiar.