Se dice…

22

Que más allá de la “frivolidad” que pudiera representar el Carnaval, lo que le sucedió a la ahora ex reina del festejo tradicional, Nicole Gordillo Gómez, es solo un botón de muestra que las nuevas autoridades del municipio de Campeche han llegado para cambiarlo todo… para mal.

Que el martes, Nicole sorprendió cuando llamó a conferencia de prensa para anunciar que se retiraba como reina, debido a que el Ayuntamiento de Campeche no le brindó el apoyo necesario para participar en las fiestas. Cabe recordar que la guapa joven fue electa como soberana por la anterior Comuna, lo que de inmediato despertó la sospecha de que los panistas ahora en el poder aplicaron la venganza, como lo han hecho con decenas de trabajadores que fueron despedidos ya.

Que ahora ha salido a la luz pública lo que parece ser la verdad de porqué la reina renunció: el Ayuntamiento panista intentó que firmara un contrato, con 14 cláusulas, en las que obligaba a la reina a no revelar nada de acuerdos con patrocinadores, la “amarraba” a asistir a donde las autoridades desearan, y la amenazaba con que si no cumplía sería demandada penalmente. La idea del documento, al parecer, se le ocurrió al yucateco Saúl Ancona Salazar, que cobra (trabaja sería muy pretencioso) como director de Turismo y Cultura municipal.

Que el contrato estaba tan amañado que decía que la reina no podía negarse a nada de lo que le impusieran los funcionarios panistas, y solo quedaría sin validez el documento en caso de: huelgas, disturbios laborales, motines, cuarentena, epidemia, guerras, bloqueos, disturbios civiles, insurrecciones, incendios, tormentas… ¿Será que la nueva reina firmó?