Lenguas, el reto de Uckermann en “Diablero”

57
DIABLERO

Para dar vida al Padre Ramiro Ventura en la serie mexicana de televisión Diablero, Christopher Von Uckermann debió enfrentar uno de sus máximos retos como actor: hablar en latín y náhuatl.
“Cuando me dijeron que debía hacer mis diálogos en esos lenguajes, pensé que sólo debía estar pendiente de la pronunciación, pero no fue así, realmente tuve que estudiarlos para poder comprenderlos y darles la entonación adecuada”, explicó.
Incluso, comentó que en algún momento de la historia debió combinar las palabras en latín y náhuatl. “Y no fue fácil, pues por más tiempo que me dieron para dominarlos, la naturalidad es algo que debe trabajarse mucho”.
Otro de los desafíos a los que debió enfrentarse fueron las peleas que su personaje protagoniza para combatir a los demonios.
“Ensayamos en un tipo ring tapizado con colchones. Los directores me decían: Al Padre Ramiro se le metió el diablo, ¿cómo crees que se vería tu personaje si estuviera poseído?’ Entonces, tuve que darle esa interpretación y practiqué varias caídas. Incluso, durante varias horas tuve que permanecer colgado”.
Al concluir dicha escena, el ex integrante del grupo RBD terminó con un alto grado de ansiedad.
“Fueron cinco horas las que estuve colgado y pues no fue nada fácil, porque me fui a lo denso. Es uno de los papeles en los que más me he clavado, como cuando el director José Manuel Cravioto me dijo que mi personaje debía llorar y lo hice. Sin embargo, cuando cortaron la escena, fue como una catarsis y no podía dejar de llorar”.
A través de los capítulos de la primera temporada de Diablero, que produce Netflix, el Padre Ramiro tiene una transformación de principio a fin, la cual fue interesante porque se complementa con el que hace Horacio García, son como Batman y Robin, dijo.
“Es reconocerse como diferentes, aunque ambos están en busca de lo mismo. Se trata de la luz y de apagar sus propios demonios personales, cada quien desde su trinchera. Porque cuando te logras reconocer en los ojos y rostro de alguien que es diferente a ti, hay una salida y un camino”.
Para aceptar coprotagonizar Diablero, Christopher von Uckermann rechazó un proyecto al lado de Damián Alcázar, no obstante, consideró que valió la pena.
“Cuando leí el guion, me gustó porque se basa en el terror folclórico. Mi personaje no es el típico cura que conoce el inframundo y sabe exorcizar, es un tipo que sabe de la iglesia ortodoxa, que conoce los rezos en latín, pero nunca ha exorcizado y es aquí cuando aprende de este universo”.
Aunque no ocurrió nada paranormal en el proceso de “exorcizar” que lleva a cabo su personaje, Christopher comentó que el elenco sí pidió protección a la luz.
“Nos juntábamos y pedíamos que la luz nos protegiera. A veces sí me dio miedo, pues por más que haya un equipo de producción filmando, nadie te escucha desde donde estás y te empieza a doler la cabeza”, concluyó.