Prevé Issste resistir 2 millones más de derechohabientes

9

Israel Navarro y Rafael López Méndez/México

Con el fin de los seguros médicos de gastos mayores para los burócratas, el Instituto de Servicios y Seguridad Social para los Trabajadores del Estado (Issste) recibirá a partir del 1 de diciembre a 500 mil nuevos derechohabientes, cifra que puede elevarse hasta a dos millones con el registro de familiares, pero confía en resistir el impacto porque se resentirá, sobre todo, en Ciudad de México.
Los Lineamientos de Combate a la Corrupción y Aplicación de una Política de Austeridad Republicana planteados por el próximo gobierno federal estiman ahorros por 4 mil millones de pesos con la eliminación del seguro de gastos médicos mayores MetLife, de los trabajadores del gobierno federal.
Esta cifra es similar a los 4 mil 80 millones de pesos que se prevé gastar en consultas especializadas para al menos 928 mil personas dentro del Issste, de acuerdo con cifras del organismo.
Florentino Castro, director del instituto, admitió que habrá un impacto directo en la capital, pero como los futuros afiliados no llegarán todos de golpe, habrá oportunidad de terminar la construcción del hospital de Tláhuac, en septiembre de 2019, y además se requerirá levantar más unidades de medicina familiar.
Sin embargo, precisó que el instituto no tiene ahora ninguna posibilidad de atender, ni a nivel hospitalario ni de vivienda, a los funcionarios de la Secretaría de Educación Pública que llegarán a Puebla con la descentralización de la dependencia.
Castro indicó que el principal reto que enfrenta el instituto es presupuestal, ya que de los 282 mil 632 millones de pesos que tiene al año, 207 mil 265 millones son para pago de pensiones y jubilaciones, 39 mil 488 millones, para servicios personales; 34 mil 319 millones, para gastos de operación, y apenas mil 560 millones para inversión pública.
En ese sentido, sugirió a los legisladores que, si bien avalaron la eliminación del seguro de gastos médicos mayores para los trabajadores de confianza, contemplen etiquetar recursos para la construcción de unidades de medicina familiar.
De acuerdo con sus estimaciones, serán poco más de 500 mil nuevos derechohabientes los que desde el 2 de diciembre deberán ser atendidos en el Issste, pero al ser un servicio que también considera a los familiares, espera finalmente poco más de dos millones de nuevos beneficiarios.
Estos serán los diputados federales y todos los trabajadores del Palacio Legislativo, así como los senadores y sus empleados. También se contempla a los ministros, magistrados del Poder Judicial y personal que labora en los inmuebles, además de integrantes del Ejecutivo federal.
“Esperemos darles el mejor de los servicios, estoy totalmente convencido que lo hará el nuevo gobierno. Esperemos que no extrañen los servicios que recibían en la atención médica privada. Tengo mucha confianza en la calidad, calidez y capacidad de entrega de los trabajadores del Issste”, expresó Castro.
“Es un gran reto y una gran oportunidad para que la institución se fortalezca; es también una gran posibilidad de sensibilizar al Congreso de la Unión para que contemple apoyos adicionales a la institución”, añadió el titular del Issste.
Si bien durante el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto han disminuido los tiempos de espera para atención médica y el abasto de medicinas ha estado garantizado, la llegada de 2 millones más de beneficiarios aumentará al doble y hasta al triple los tiempos de citas y consultas y la demanda de fármacos.
Por ejemplo, en 2011, el tiempo de espera en el sector salud era de 31.1 minutos; al cierre de este mandato es de 23.8 minutos, de acuerdo con datos del sexto Informe de gobierno.
El número de médicos también aumentó para cerrar este sexenio con 20 mil 344, 2 mil 100 más en comparación con los registros de 2017. De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en México hay 2.4 médicos por cada mil habitantes, por debajo del promedio de 3.4 de los países miembros.

Menos camas y consultorios
El gasto en salud promedio de mil 80 dólares por persona (ajustado a estándares de vida locales) es cuatro veces menor que el promedio de la OCDE, de 4 mil 3.
El sexto Informe del presidente Peña Nieto revela que el Issste cuenta con 6 mil 865 camas disponibles, cifra menor por 235 unidades a las que se registraron en 2014, y tiene 5 mil 797 consultorios, 992 menos a los registrados hace cuatro años.
En ese sentido, Castro reconoció que si bien en esta administración se han logrado grandes avances para la atención de los trabajadores del Estado, la infraestructura del Issste para los nuevos usuarios podría, de momento, ser insuficiente.
“Sí, tendrá efectos, no pudiera hoy precisar, porque no tenemos información oficial de cuánta gente tenía seguro de gastos médicos mayores. De que tendrá un impacto lo tendrá, pero creo que podrá el Issste en Ciudad de México, donde será el principal impacto, afrontarlo”, afirmó.
Aunque aseveró que el plan de descentralización pudiera despresurizar el impacto en la capital del país, la afectación vendrá en los estados receptores, porque en este momento no se cuenta con una infraestructura para atender a los trabajadores que lleguen.
“La descentralización, como todos los procesos de ese tamaño, resuelven problemas en un lado y en otro los crean. Ciudad de México y la infraestructura del Issste, si se diera el proceso de descentralización, tendrían un gran respiro, porque el nivel de presión bajaría de manera muy importante.
“Lo que tenemos que pensar es qué va a pasar en las entidades a donde llegarán los organismos del gobierno. Puebla, que es a donde llegaría la SEP, pues no tendría ninguna posibilidad, en este momento, de atender a los funcionarios que van a llegar. No los podría atender ni a nivel hospitalario ni de vivienda.
“Afortunadamente hemos escuchado de voceros de primer nivel del gobierno entrante que el proceso de descentralización no es violento, es de todo el sexenio; se analizará de manera cuidadosa y se irá viendo el tema de los derechos de los trabajadores, porque genera una situación muy complicada”, detalló el titular del Issste.
Actualmente el instituto atiende a 13 millones de derechohabientes y cuenta con una plantilla laboral de 100 mil trabajadores.
Castro mencionó que el instituto tiene 60 años y sus hospitales tienen, en promedio, 40 años de vida. En ese sentido, recordó que durante esta administración se echó mano de las Asociaciones Público Privadas (APP) para la construcción de nosocomios, con lo que en un año se pudieron levantar cuatro unidades médicas: Villahermosa, Tabasco; Tepic, Nayarit; Mérida, Yucatán, y Tláhuac. “Desde hace 35 años que no construíamos nada en la Ciudad de México”.
“Creo que estirando el poco dinero que hay, pero con el mecanismo de APP encontramos una salida. La otra es etiquetar recursos para inversión, que se aumentara el presupuesto, que no es un tema tan sencillo”, subrayó el titular del Issste.

Milenio Diario