Denuncian despidos injustificados

8
Los inconformes. Miguel Ángel Balán Silva, Juliana del Carmen Magaña Reyes y Matilde Pérez Solís.

Por: Daniel Castillo

Ex trabajadores de la empresa que tiene concesionado el servicio de seguridad en el aeropuerto de la ciudad “Ing. Alberto Acuña Ongay”, denunciaron presunto acoso laboral que derivó en despidos injustificados por parte de los encargados en Campeche, dado que la empresa tiene su matriz en la Ciudad de México, por lo que pidieron el apoyo de las autoridades para que les paguen lo que les corresponde.
En conferencia de prensa, Juliana del Carmen Magaña Reyes, Matilde Pérez Solís y Miguel Ángel Balán Silva, denunciaron que fueron acosados laboralmente por el jefe de seguridad, Octavio Dzib Rosales, así como la supervisora, Mariza Caballero, a quienes señalaron en todo momento de ejercer acciones negativas en su contra.
A detalle, Juliana del Carmen Magaña Reyes comentó que el pasado 25 de diciembre por la noche, al concluir su turno, fue agredida físicamente por una persona que tiene rentado un local en el aeropuerto para alimentos y bebidas, a quien la afectada señaló como pareja sentimental de su jefe de seguridad.
“Tengo los videos donde se demuestra que esa persona llegó a agredirme y ya interpuse la denuncia ante la Fiscalía General del Estado. Por este motivo, fui separada de mis funciones por Octavio Dzib, y posteriormente despedida por Mariza Caballero, quien no me quiere pagar lo que corresponde”, acusó.
Tras un largo relato de presuntos actos de acoso laboral, Magaña Reyes aseguró haber hecho del conocimiento del administrador del aeropuerto, Elvil Muñoz, de estas irregularidades, así como a las propias oficinas centrales de la empresa de seguridad, pero nadie ha querido tomar cartas en el asunto.
Misma situación vivió Matilde Pérez Solís, quien dijo haber laborado durante dos años y medio adscrita al aeropuerto de la ciudad, pero fue acosada laboralmente hasta ser despedida, pese a que durante todo ese tiempo cumplió con sus funciones sin solicitar permisos, ni incapacidad y no faltar ni un solo día.
“Hoy estamos pidiendo a las autoridades laborales que investiguen lo que está pasando en esta empresa, donde son muchos los trabajadores que han sido despedidos de esta manera y algunos otros permanecen ahí, pero son amenazados para que no se quejen, o de lo contrario también los despiden y de ese trabajo dependen sus familias”, indicó.
Los ex trabajadores aseguraron que se contactarán con más afectados para poder interponer una denuncia colectiva ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, así como en la Comisión de los Derechos Humanos para que los apoyen.