Tenemos gasolina suficiente, no hay desabasto”, aseguró ayer el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien precisó que en casos necesarios “iremos abriendo los ductos, no de manera general e indiscriminada como antes, sino con cuidado”, a fin de no permitir la ordeña otra vez.
En su conferencia matutina, el mandatario señaló que aunque “no deja de haber robo, se disminuyó mucho”, por lo que sostuvo que no cambiarán la estrategia.
Resaltó que el primer paso importante fue ” controlar todo el sistema de monitoreo de ductos; hubo cambios, se cerraron válvulas que se abrían y que llevaban a que se ordeñaran los ductos y se robaran los combustibles, gasolinas y diesel. Esto está controlado”.
AMLO detalló que las gráficas del año pasado mostraban un día por semana o cada 10 días en los que se disparaban las pipas robadas “porque se abastecían, llenaban sus tanques, distribuían y ya cuando se les estaba terminando lo almacenado volvían otra vez a lo mismo”.
Por lo que señaló que si bien es importante que no haya problemas en el servicio de las gasolineras, no habrá cambio en la estrategia porque está dando resultados.
“Estamos procurando no distribuir la reserva como se hacía anteriormente, abriendo los ductos de manera general y discriminada, sino controlando, porque lo que sucedía era que mantenían los ductos abiertos y, se los comentaba, en los monitores de Pemex, en un piso de la Torre de Pemex, a pesar de que se estaba constatando el robo, en vez de cerrar las válvulas, las mantenían abiertas. Entonces, ya no. Ahora hay control sobre eso”.
López Obrador dio a conocer que, incluso, como parte de la investigación y supervisión del plan contra el robo de combustible, detectaron invasión de derecho de vía, pues se encontraron bodegas en los puntos donde están los ductos “para poder ordeñar desde ahí”, aunque descartó algún tipo de amenaza por parte de los grupos de huachicoleros que se han visto afectados.

Persiste desabasto
Pese a que Pemex aseguró que avanza en el restablecimiento del suministro de gasolina, el desabasto del combustible continuó este lunes en Michoacán, Tamaulipas, Querétaro, Jalisco, Estado de México, Oaxaca, Hidalgo y Zacatecas, donde se reportaron largas filas y cierre de estaciones.
En Morelia, Michoacán, donde se cumplen 16 días de crisis, solo 10 de 90 expendios cuentan con gasolina para venta al público, de acuerdo con Mauricio Prieto Gómez, empresario del sector.
La situación de Matamoros, Tamaulipas, no es distinta; la falta del combustible ha provocado el cierre de estaciones de servicio, mientras que en las que aun se vende la gente tiene que esperar hasta tres horas para ser atendido, y otros más tienen que cruzar a la ciudad texana de Brownsville.