Se dice…

12

Que aunque el Ayuntamiento de Campeche niega que haya autorizado aumentos en el cobro de impuestos al servicio de distribución de agua potable, lo cierto es que los bolsillos de los campechanos dicen lo contrario. Ahora se cobra 24 por ciento más a los usuarios, en comparación con el año pasado.

Que lo peor es la desorganización que hay entre los funcionarios del Ayuntamiento panista, pues mientras unos siguen empecinados en culpar a las autoridades que se fueron de todos los males de la ciudad, a otros no les ha quedado más remedio que reconocer que los aumentos fueron autorizados por ellos mismos en las sesiones de Cabildo en las que los incondicionales del alcalde imponen su mayoría para darle visto bueno a todo.

Que aunque los panistas dicen que el aumento fue aprobado por la Junta de Gobierno pasado, lo cierto es que a las nuevas autoridades les correspondía aplicarlo o no, es decir, si querían ayudar a los campechanos, pudieron no autorizar los incrementos, que están impactando los bolsillos de cientos de personas, que no tenían considerado pagar más por los servicios municipales.

Que es marcado el contraste entre el alcalde y el gobernador: mientras el primero le aplica alzas a los pagos de los campechanos, el segundo ya dejó en claro que Gobierno del Estado no hará ningún incremento en los impuestos, porque apoyará el bolsillo y la economía de los ciudadanos. “Nos ajustamos, hacemos los programas y los proyectos para ser más eficaces con los recursos y darles resultados a los ciudadanos”, es la postura de Alejandro Moreno. Ojalá todos lo hicieran igual.