Frena la dirigencia estatal a los “soñadores adelantados”

16

Al Tiempo
Martín Acosta Pacheco

La semana que recién pasó desató las pasiones entre la clase priísta campechana. Esos que añoran la candidatura a la gubernatura de este bastión del tricolor comenzaron a levantar la mano, pero esconden sus auténticas intenciones detrás de buenos deseos y felicitaciones decembrinas y de año nuevo.
Como ya se ha hecho costumbre recurren a sus amigos y aliados que tienen espacio en medios de comunicación para comenzar a “abrir brecha” y recibir halagos y alabanzas por lo hecho, a maximizar pequeños logros como si estos fuese la panacea de los problemas de la comunidad. En otros partidos esas ambiciones van a acompañadas de quejas y acusaciones, pues ya se dieron cuenta que victimizarse ya les dio resultados, pero bueno, eso será tema de otra entrega.
Hoy los “adelantados”, sí esos que creen que por levantar la mano dicen aquí estoy, están desatados, pero lo único que consiguieron es que la dirigencias estatal del PRI les ponga un alto rotundo y los llame a la cordura, responsabilidad y disciplina partidista, en otras palabras, “sin dedicatorias”  el profesor Jorge Lazo Pech les dio ese jalón de orejas, amable, pero severo.
Y es que luego del denominado “tsunami”, esa oleada morenista que arrasó en el pasado proceso electoral, el horno no está para bollos, y se tiene que elegir muy bien a la mejor carta para enfrentar un proceso que será muy reñido y pocas veces visto, pues antes se acostumbraba que el presidente de la República era quien palomeaba la lista, pero ahora, esto quedará en manos de la cúpula local que sabe y conoce muy bien las habilidades y debilidades de los que hoy levantan su manito para ser tomados en cuenta.
El mismo, Lazo Pech lo dijo el lunes pasado cuando subrayó que son bienvenidas las prácticas democráticas; pero nadie se puede adelantar o atrasar en los tiempos ese partido y que ningún interés personal o de grupo puede estar por encima de la siglas del Revolucionario Institucional.
“Nadie por sí sólo puede ganar alguna elección. Que no se equivoquen”, les dijo a esos que hoy creen que por lo poco o mucho que han hecho o aseguran haber hecho, ponen un pie adelante y se auto dan el banderazo para lo que creen es el inicio de la carrera por la sucesión gubernamental y llamó a la militancia a esperar los tiempos por venir y de las decisiones que se tomen.
Así que esos adelantados tendrán que bajarle a sus ganas y dejar a un lado sus aceleradas intenciones, aunque conociendo a los que ya demuestran sus intenciones, el llamado de su dirigente estatal, será una predicación en el desierto.
En lo personal, estoy seguro que de los que han levantado la mano, ninguno está, al manos por ahora, en la mira de quien decidirá al que abanderará las sigas del Revolucionario Institucional, e insisto, antes los “dedazos” venía de la presidencia de la República en manos de los priístas y el análisis que se hacía era en base a lo que se veía en la superficie, pero ahora quien va a decidir conoce totalmente a los aspirantes y eso será muy importante, a él no lo pueden engañar.
Para colmo de los aspirantes y suspirantes, la vara que dejará el actual gobernador, será muy alta, producto de un trabajo intenso en el que los recortes presupuestales han sido superados por la amplia labor de gestión, donde la inteligencia y la capacidad estuvieron muy por encima de las adversidades, y eso debe continuarse. Si lo que políticamente se vislumbra lo llevará a la dirigencia nacional priísta, la selección del candidato o candidata será muy, pero muy meticulosa.
Así que la mala noticia para los adelantados es que no por mucho madrugar les amanecerá más temprano y que deben demostrar capacidad, pues esto, la inteligencia y las ganas de servir al Estado serán los factores en los que fundamentará la selección de el o la priísta que reciba esa encomienda. Al tiempo.