A legislar sobre paridad de género sustantiva

42
Armando Hernández Cruz, magistrado del Tribunal Electoral de México
Armando Hernández Cruz, magistrado del Tribunal Electoral de México

Daniel Castillo

Los estados deben legislar en materia de paridad de género sustantiva, para que no sea solo en el tema electoral y de puestos de elección, sino también en la integración de las administraciones de Gobierno en sus tres niveles, dijo en conferencia Armando Hernández Cruz, magistrado del Tribunal Electoral de la Ciudad de México, quien fuera invitado a hablar del tema por el Tribunal Electoral del Estado de Campeche (TEEC).
Ante estudiantes, especialistas, funcionarios e invitados en general, expuso que históricamente se han plasmado acciones afirmativas en favor de las mujeres en la ley electoral, primero con un porcentaje del 30 por ciento en postulaciones a cargos de elección popular, que luego pasó al 40 % y que en el pasado proceso electoral se ejecutó al 50 %.
Hernández Cruz señaló que, hasta el momento, la paridad de género establecida en la Constitución se ha quedado en la postulación por parte de los partidos políticos, lo cual genera algunos inconvenientes en entidades como Campeche, donde los cargos son en número impar y de ahí que se hayan procesado tantos juicios.
“Creo que a la Constitución federal le falta llegar al principio de paridad en la integración de los órganos, hasta ahora solo la Constitución de la Ciudad de México es la que establece la obligación de que los órganos se integren de manera paritaria, de tal manera que somos el primer Congreso que tiene 33 diputados y 33 diputadas”, apuntó.
En su conferencia, aseguró que en materia legislativa electoral falta mucho por hacer, pues si bien en el sentido aritmético ya se cumplió con un tema de cuota por parte de los partidos, ahora hay que hacer énfasis en lo que llamó la paridad sustantiva, que se refiere a no postular mujeres en las posiciones donde se pudiera saber que van a perder.
Además, lo más avanzado que se pudiera tener es la paridad sustantiva en la integración de los órganos, es decir, que se refleje en las direcciones municipales o en los gabinetes de administraciones estatales y federales, el 50 por ciento de mujeres y el 50 por ciento de hombres, para que el tema esté completamente cubierto.
“La paridad ha ido avanzando desde un tema de simple cuota de género hasta un principio democrático que hoy en día tiene muchas aristas y muchas cosas qué mejorar, y que serán muy útiles en la integración de hombres y mujeres en la toma de decisiones, porque creo que el principal problema es que se construyó un sistema en el que las decisiones eran tomadas solamente por un sector de la población”, señaló.
También consideró necesario que, en uso de sus atribuciones, la autoridad electoral pueda reforzar la fiscalización de los recursos a los partidos para verificar que utilicen sus asignaciones para el tema de género en el reforzamiento y empoderamiento de las mujeres en la política.