Se dice…

19

SE DICE…

Que de nueva cuenta el servicio de transporte público vuelve a estar en el ojo del huracán, luego de que ayer por la mañana un autobús de la línea Protur se estrelló contra un trailer con material de construcción, mal estacionado; al parecer el conductor no lo vio a tiempo a causa de la neblina, y el saldo fue de 14 personas lesionadas, todos pasajeros del servicio público.

Que aunque ahora no fue por una unidad en mal estado o sin frenos, lo cierto es que de nueva cuenta se pone el dedo en la yaga en algo sensible: la seguridad de los pasajeros. Y aunque el Instituto Estatal del Transporte ha estado realizando revisiones a los vehículos, lo cierto es que ese monstruo de mil cabezas siempre tiene problemas.

Que a decir del Instituto del Transporte, en solo dos días de revisiones solo 10 autobuses han cumplido con los requisitos de ley, mientras que 52 han tenido diversas observaciones, por problemas en los neumáticos, asientos flojos, falta de cinturones de seguridad, deficiencias en el sistema de iluminación. Tienen 15 días para repararlo.

Que lo cierto es que, a pesar de las verificaciones, la tarea de brindar seguridad a los pasajeros no es exclusiva de las autoridades, también los concesionarios deberían de estar pendientes no solo de los desperfectos de los camiones, sino de los choferes. Mientras no se dé un trabajo ordenado, consciente y oportuno, por desgracia, el transporte seguirá siendo parte de la nota roja.