Una tras otra…

54
María del Carmen Uc Canul.

AQUÍ, EL CAMINO REAL!…
El Corresponsal Viajero

Hay quejas muy sentidas por el mal servicio que brinda el Hospital Comunitario de Calkiní que, a más de una década de estar funcionando, no se ha podido superar el problema de atención a los pacientes, que frecuentemente se quejan de malos tratos por parte del personal que ahí labora, así como por la carencia de equipo y de medicamentos.
Quienes han tenido la buena o la mala fortuna de acudir a recibir atención a ese nosocomio, dicen que a leguas se ve que lo que falta en el hospital es autoridad por parte de la persona encargada, pues hay mucho descuido en cuanto a las instalaciones, pero así también en lo referente al desempeño del personal médico que no cumple con su horario.
Quienes han vivido en carne propia el problema dicen que acudir al Hospital Comunitario de Calkiní es simplemente ir a perder el tiempo, pues en primera no cuenta con el servicio de laboratorio, ni Rayos X para realizar los estudios a las personas, por lo que la clínica solo sirve como un puente para canalizar a los enfermos a otros hospitales de la capital.
Pero eso no es todo, pues acusan que se ha visto que los médicos acostumbran a llegar tarde, sin respetar su horario para dar las consultas a los pacientes, lo que ocasiona perjuicio, ya que muchas de las personas que acuden a solicitar el servicio vienen de comunidades alejadas del municipio y tienen que esperar bastante tiempo para ser atendidos.
La situación se pone peor cuando requieren de atención urgente, pues a veces no hay el personal, las camas, el equipo o los medicamentos para la atención, lo que significa pérdida de tiempo y dinero para el paciente y familiares que tienen que sacarlo de sus bolsas para conseguirlos, a pesar de que en muchos casos cuentan con Seguro Popular.
Los calkinienses piden a Rafael Rodríguez Cabrera, secretario de Salud en el Estado, tomar en cuenta las quejas e investigar a fondo en el Hospital Comunitario de Calkiní, para poner freno a las irregularidades que, insisten, se están dando en este nosocomio y la población pueda recibir un mejor servicio, con calidad y eficiencia.

DE CHILE, DE DULCE Y DE MANTECA…
NI CON la “quema del mal humor” ha podido la alcaldesa morenista de Tenabo, María del Carmen Uc Canul, acallar las voces de protesta y enojo que hay en su contra, por parte de numerosas familias de la cabecera municipal, que están que trinan porque desde hace varios días no cuentan con agua potable en sus domicilios. Son cinco colonias de Tenabo: La Esperanza, Procesadora, Ana María Farías, San Pedro y Centro, las que desde hace varios días están padeciendo por la falta de agua, y a pesar de que han acudido al área respectiva para solicitar la atención de la autoridad, no les han hecho caso y lo más que les han dicho es que no hay dinero para solucionarlo. Dicen los quejosos que lo mismo sucedió hace unos días con el problema de alumbrado público, que dejó a oscuras a varias colonias de la ciudad por mucho tiempo, sin que la autoridad hiciera algo para poder repararlo, lo que le generó fuertes señalamientos en las redes sociales, en donde mucho se habló de ineptitud e irresponsabilidad.
Hay quienes señalan que los problemas que ha habido en alumbrado público y agua potable no han sido de a gratis y, por el contrario, han sido adrede, como parte de la venganza del “Pinto” Freddy Uc y su esposa la alcaldesa, pues en los barrios que han sido afectados viven familias identificadas como priístas, que en su mayoría jamás apoyaron al “Pinto” ni le dieron el voto a Morena en las pasadas elecciones.
POR fin el Instituto Estatal de Transporte (IET), se animó a agarrar al toro por los cuernos y esta semana, atendiendo al llamado de la ciudadanía, estuvo implementando operativos de revisión vehicular para inspeccionar taxis y combis que cubren la ruta local, con el propósito de que tengan la documentación en regla y los vehículos se encuentren en óptimas condiciones.
El enfrentamiento que hace unos días se suscitó, primero entre taxistas de la cooperativa “Pioneros del Camino Real” y de la Untrac, en la comunidad de Pomuch y luego la detención de una mototaxi pirata por parte de agremiados de la agrupación “Colectivos Pomuch”, aunado a las acusaciones de irresponsabilidad y corrupción en el manejo de los permisos a los servicios de transporte público en la región sacudieron al IET, cuyo titular Juan José Castillo Zárate, determinó la implementación de operativos de revisión y vigilancia para verificar que las distintas líneas de transporte público cumplan con la normatividad para brindar el servicio a la ciudadanía.
Ojalá, dicen los ciudadanos, que el asunto no sea solo llamarada de petate o para taparle el ojo al macho y que este tipo de operativos sean frecuentes, no solo para verificar los permisos o las condiciones mecánicas de los vehículos, sino también para checar las condiciones físicas y mentales de los choferes, dar más seguridad a los pasajeros y evitar que se susciten accidentes lamentables.
AL parecer, no va a haber poder que los haga entender y van a seguir haciendo lo que se les pegue su regalada gana a los taxistas de las diferentes líneas en Calkiní, que a pesar de los señalamientos y la advertencia de la autoridad municipal, en el sentido de que ya deben de dejar de usar como estacionamiento público los alrededores del parque principal, lo siguen haciendo, a la vista y paciencia de las autoridades.
Los señores taxistas creen tener agarrado a Dios por donde no y como una manera de burla o reto a la autoridad siguen actuando de la misma forma, como lo han estado haciendo durante muchos años, convirtiendo en un enorme estacionamiento público los alrededores del parque principal, lo que además de propiciar la inseguridad de los peatones al correr el riesgo de un accidente por estar caminando entre tantos vehículos, opaca la buena imagen del recién remodelado parque de Calkiní.
Hay la propuesta de parte de la ciudadanía para que se realice la remoción de todas las unidades de transporte público, llámese taxis, mototaxis y tricitaxis, que deberían tener sus propios espacios y no hacer uso de los espacios que corresponden a los ciudadanos.
Es importante, dicen, que el alcalde Roque Sánchez Golib haga valer el reglamento y no le tiemble la mano para aplicarlo y poner en su lugar a estos transportistas, que a sabiendas de que hay un impedimento para estacionarse en ese espacio público, cínicamente se pasan la ley por el arco del triunfo.

HASTA LA PRÓXIMA… Comentarios, sugerencias y opiniones, dirigirlas a: Caminoreal0724@hotmail.com