Mente y cuerpo sanos

74
Instructores de Yoga campechanos
Hugo Zubieta, Ana Dolores Chavarría y Omar Sánchez

Hugo Zubieta, Ana Dolores Chavarría y Omar Sánchez
Su pasión por los beneficios que genera el ejercicio los ha llevado a ofrecer sus conocimientos en espacios públicos y de esa manera acercar a la comunidad opciones para una vida saludable

Al experimentar en ellos los beneficios de cultivar una mente y un cuerpo sano, los instructores certificados Hugo Fernando Zubieta Lizama, Ana Dolores Chavarrías Castillejos y Omar Alberto Sánchez Rosado comparte con nuestros lectores parte de su experiencia y porqué exhortan a procurar una calidad de vida a través de la yoga y el acondicionamiento físico.

Maestro Hugo ¿cómo nos beneficia el yoga?

Soy instructor de yoga desde el 2014, una disciplina física y mental que nos proporciona grandes beneficios y puede practicarse bajo cualquier circunstancia y edad. Conocí esta disciplina por casualidad al acompañar a mi madre a sus clases yoga, pues se las habían recomendado como terapia de rehabilitación, y de inmediato me enamoré porque noté cambios positivos en mí y decidí certificarme y compartirlo.

La yoga es una herramienta y dependiendo de quien la practique será el desarrollo que obtendrá y es una excelente manera de acompañar tratamientos que necesitamos por uno u otra razón como es el caso de la fisioterapia, terapia psicológica.

Considero que entre los principales beneficios del yoga se encuentra el equilibrio espiritual y emocional, pues si la persona transita por un momento particular en la vida, la yoga puede ayudar.

Repito, no hay edad ni forma ni peso requerido para practicar yoga, pensar así es totalmente un mito ya que tanto el yoga como el ejercicio en general pueden adaptarse a todo mundo.

¿Por qué hacer ejercicio maestra Ana?

Para sentirse y verse bien, pero sobre todo porque un buen estado físico favorece la salud. Creo que es importante decirle a la gente que deben procurar acudir siempre a un instructor certificado, pues es conocedor de los diferentes protocolos de ejercicios, dependiendo de las necesidades y condición física de la persona.

En mi caso, los protocolos que ofrezco están dirigidos a aquellas personas que desean realizar un cambio en su aspecto físico, en particular cuando se trata de sobre peso y obesidad, ya que se trabaja en zonas específicas y de manera efectiva de tal manera que se vean resultados efectivos y reales, es decir, que sea la grasa la que disminuya y no la masa muscular.

Además, es importante decir que todo protocolo de ejercicio va acompañado de una alimentación adecuada, algo en lo que también como instructora certificada puedo apoyar a quienes se disponen a una vida más saludable.

¿Cuáles son los frutos maestro Omar?

Muchos, pero en particular a mí me gusta compartir cómo las personas que procuran el acondicionamiento físico, adquieren tres elementos que considero claves: seguridad, fuerza y resistencia Hacer deporte nos ayuda tanto en el físico como en la formación del carácter, además de ser un excelente catalizador del estrés.

Como lo compartieron mis compañeros, este cambio físico siempre viene ligado a uno interior, por lo que es de suma importancia que se acuda con instructores certificados, ponerse en buenas manos, y por ello, desde el momento de decidir dedicarme a esto me certifiqué y procuro mantenerme actualizado con cursos y talleres

¿Dónde se puede encontrarles?

En mi caso, Hugo Fernando Zubieta Lizama, instructor de yoga, doy clases de lunes a viernes a las 7:00 horas en la cancha de usos múltiples del barrio 7 de agosto, y los días martes, jueves y sábado en un gimnasio que se ubica en la calle que viene del ADO antiguo, una cuadra antes del parque de Santa Ana.

Soy la maestra Ana Dolores Chavarría Castillejos y me encuentro en un gimnasio ubicado por la calle Nicaragua, cerca del área de peluquerías del mercado principal.

Su servidor, Omar Alberto Sánchez Rosado, me encuentro en la cancha de usos múltiples de la colonia Minas, por avenida CTM, de lunes a viernes de 9:00 a 10:00 horas.

Por: Noemí Heredia