En Twitter, la secretaria de Economía, Graciela Márquez Colín, anunció la aprobación del T-MEC.

El presidente Donald Trump felicitó a su homólogo Andrés Manuel López Obrador luego de que el Senado de la República aprobó ayer el acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá, el denominado T-MEC, en sesión donde las bancadas repudiaron las presiones del gobierno del republicano y la oposición exigió al mandatario mexicano asumir una posición digna y de firmeza para hacer valer los mecanismos de defensa que contiene el tratado, en vez de ceder soberanía nacional.

“Felicidades al presidente López Obrador — México votó a favor de ratificar el USMCA (siglas en inglés del T-MEC) hoy por un enorme margen. ¡Es hora de que el Congreso (de EU) haga lo mismo aquí!”, escribió el mandatario estadunidense en su cuenta de Twitter. México se convirtió ayer en el primer país en concluir el proceso de negociación del T-MEC y sus seis cartas paralelas, al aprobar el Senado en sesión extraordinaria y con 114 votos a favor, 4 en contra y 3 abstenciones, el acuerdo comercial que sustituirá al TLCAN (que entró en vigor hace 25 años) y el cual contiene 34 capítulos, entre estos el 31, donde se establecen los mecanismos de salvaguarda para dirimir en paneles internacionales las disputas arancelarias, denominado “Solución de Controversias”. Por primera vez se incluye el capítulo anticorrupción y uno en materia laboral.

Además se introdujeron temas no contemplados en el TLCAN, como medio ambiente, comercio digital, pequeña y mediana empresa y disposiciones en materia petrolera. Al exponer el contenido del dictamen, el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, el morenista Héctor Vasconcelos, dijo que el nuevo acuerdo resguarda los mejores intereses de México “en esta coyuntura específica y en este contexto actual”, y si bien no es el tratado ideal, lo importante es que cada país encuentre que sus intereses esenciales se encuentren reguardados.

El panista y presidente de la Comisión de Economía, Gustavo Madero, llamó a valorar la parte política de la aprobación, pues esta revisión del TLCAN fue resultado de las ofertas políticas de Trump en campaña, que llevó a someter a México a la amenaza estadunidense de vincular el tema arancelario con el migratorio.

El priista Eruviel Ávila destacó las ventajas de los últimos 25 años de negociar con el esquema de libre comercio que brindó el TLCAN, pero dijo que se vive un enorme desafío, pues “estamos ubicados en una región para la cual la globalización ha representado una oportunidad, pero también un riesgo y hay que aprovechar la competitividad que tenemos”.

Por Movimiento Ciudadano, Samuel García advirtió que se avecina un escenario complicado, con 15 meses de campaña del presidente estadunidense, y si las encuestas lo ponen abajo se irá contra México, por lo que pidió “dignidad y firmeza” al gobierno federal.
El perredista Antonio García Conejo demandó que México no doble la espalda frente a EU y, más que celebrar las negociaciones para la no imposición de aranceles, “no nos humillemos, no bajemos la cabeza ante las amenazas y los chantajes”. Los coordinadores del PVEM, Raúl Bolaños; del PT, Geovanna Bañuelos y del PES, Sasil de León, destacaron que es la gran oportunidad de transformar la economía de los tres países.