Que el gobernador Carlos Miguel Aysa ya comenzó a darle su sello a la administración que asumió el pasado viernes. Luego de comprometerse con el presidente Andrés Manuel López Obrador para apoyar el plan migratorio, en el que Campeche será protagonista, se abocó en el tema, al reunirse con autoridades de seguridad en la entidad.

Que luego se reunió con los titulares del Poder Judicial, Miguel Angel Chuc López, y del Legislativo, Ramón Martín Méndez Lanz, con quienes acordó mantener la buena relación, armónica, coordinada para seguir trabajando en beneficio de los campechanos. Sin duda, los encuentros eran necesarios, para establecer el respeto y la autonomía de los Poderes, pero sobre todo, para mantener una agenda efectiva.

Que ayer, le entregó su nombramiento como secretario general de Gobierno, a Pedro Armenta López, un joven talentoso, que ha tenido una rápida carrera en la administración pública: en 2015 inició como delegado de la Comisión de los Pueblos Indígenas, en 2017 pasó a la delegación de la entonces Sagarpa, y el año pasado fue nombrado titular de la Secretaría de Desarrollo Social y Humano. Ahora, tiene ante sí el reto más importante de su carrera en la administración pública.

Que la jornada del Gobernador siguió con la parte más gratificante: le dio posesión a su esposa, Victoria Damas de Aysa, de la presidencia del Patronato del Sistema DIF Estatal. En su discurso de inicio, estableció el compromiso de reforzar las acciones asistenciales que lleva a cabo la

institución a favor de las familias y grupos vulnerables, con el propósito de generarles mayores oportunidades de desarrollo e inclusión social y productiva. Ahora, está pendiente el nombramiento del secretario de Desarrollo Social y Humano, que regresaría a la escena política a otro joven profesional, que se ha mantenido discreto luego de las pasadas elecciones en las que participó