Muere el director de cine Bernardo Bertolucci

7

El director italiano Bernardo Bertolucci murió en Roma a los 77 años, tras una carrera coronada por obras clave del cine como la erótica El último tango en París y el drama épico Novecento. Bertolucci, considerado un maestro del cine italiano y mundial, ganó nueve premios Oscar en 1988 por El último emperador, la biografía del último emperador chino.
Bertolucci nos dejó a las 07:00 de la mañana, confirmó su servicio de prensa sin precisar las causas de su muerte. Según los medios italianos, sufría cáncer. Creador del drama histórico Novecento (1900), convertido en clásico en su país, Bertolucci conoció también la polémica con El último tango en París, rodada en 1972 en la capital francesa. La película, que fue prohibida en Italia, incluye una controvertida escena de sexo entre la leyenda del cine Marlon Brando, entonces en uno de sus últimos roles, y Maria Schneider. Schneider, que tenía 19 años, quedó profundamente afectada por la escena que simulaba sodomía, ya que no había sido plenamente informada antes del rodaje. Del escándalo a los Óscar Bertolucci fue también uno de los pocos directores de cine italianos en rodar con frecuencia en el extranjero. En París, donde realizó su última película Los soñadores (2003), pero también en China con El último emperador, en África con El cielo protector (o Refugio para el amor) o en Bután con El pequeño buda. Nacido el 16 de marzo de 1941 en Parma, ciudad acomodada en el noreste de Italia, Bertolucci recorrió en Novecento (1976) la historia de la lucha de clases en el rico valle del Pô a través del destino de dos amigos de infancia a principios del siglo XX. La película tiene un prestigioso casting internacional (Robert De Niro, Gérard Depardieu, Burt Lancaster, Dominique Sanda). Otro ejemplo de cine político es El conformista, sobre la izquierda en tiempos del fascismo italiano. El cineasta, que en los últimos años iba en silla de ruedas, creció en un entorno rico e intelectual y empezó a apasionarse por el cine gracias a La Dolce Vita de Federico Fellini. Su padre, poeta, profesor de historia y crítico de cine, le regaló su primera cámara de 16mm a los 15 años. La consagración por parte de sus pares le llegó con El último emperador, rodada en 1987, que obtuvo nueve estatuillas en los Oscar, entre ellas la de mejor director. Además de cineasta, fue coguionista del célebre filme de su compatriota Sergio Leone, Érase una vez el Oeste.
“Último emperador del cine. Era el último emperador del cine italiano, el señor de todas las epopeyas y escapadas. Se acabó la fiesta: se necesitan dos para bailar el tango”, declaró Gilles Jacob, ex presidente del Festival de Cannes, que le concedió una Palma de Oro honorífica en 2011 por el conjunto de su carrera.
“Lo recordaremos como uno de los grandes del cine italiano y mundial”, reaccionó por su parte el presidente de la Mostra de Venecia, Paolo Baratta, recordando que Bertolucci había presidido dos veces el jurado de este festival, en 1983 y 2013. La Mostra también le rindió homenaje en 2007 al otorgarle un León de Oro por su trayectoria.