Lidiar con el rechazo… parte de tu vida

8

Engordando la vaca
Juan Manuel González P.

Todos sufrimos algún tipo de rechazo en la vida e incluso tenemos momentos de fracaso en los cuales nos cuestionamos qué hicimos mal para encontrarnos en determinado lugar o por qué sucedió un evento, el cual nos hace preguntarnos para qué sucedió. Y las únicas respuestas son simples, pero no todos las aceptamos. Un rechazo puede servirte para aprender, para fortalecerte e incluso para ubicarte. El chiste aquí es cómo lo tomas y qué haces con él. Nuestra experiencia incluso se va formando no solo por los casos de éxito, sino también por los eventos en los que no nos vimos favorecidos.
Aquí te comparto 5 cosas que debes tomar en cuenta de los rechazos para poder sacar lo mejor de ti:
1.- Son eventos aislados.- Nunca una serie de rechazos se debe a una mala racha, simplemente se dan porque así sucede y debes continuar con lo que sigue para poder superarlo de manera rápida y eficaz. Nuestra mente nos traiciona si buscamos el pretexto ideal de lo que nos sucede poniéndolo como eventos relacionados.
2.- Todo rechazo conlleva un aprendizaje.- Si bien es cierto que lo que menos queremos escuchar tras de que fuimos rechazados es que alguien nos diga algo positivo, te informo que, si realmente analizas toda la situación, encontrarás una razón, aunque sea muy “pequeña” para aprender de lo que viviste.
3.- No lo tomes personal.- Los rechazos cumplen con características determinadas por falta de un perfil adecuado que probablemente no cumplas para determinada situación o persona. No se debe a un defecto tuyo, simplemente no se cumplen aspectos que pudieran ser diferentes a los que se solicitan. No es por ti, es por ellos.
4.- No todas las puertas se cierran.- Cuando una puerta se cierra es porque se te abrirá una mucho más grande y mejor. Piensa positivamente y analiza bien tus decisiones para que puedas constatar que lo que te escribo es real. Solo tienes que hacer una cosa: estar atento.
5.- No te des por vencido.- La actitud derrotista jamás te ayudará a solventar los rechazos y los fracasos, por lo que te recomiendo que dejes tu plan de víctima y te dediques a seguir luchando por lo que quieres. Un sueño no se cumple a la primera, un miedo no se vence de inmediato. La vida está llena de estos momentos que nos forjan el carácter y que después utilizamos a nuestro favor para poder salir victoriosos a través del tiempo. Aprovecha al máximo y en la medida de lo posible estos rechazos para ser mejor y conseguir lo que deseas.