¡Fuera máscaras!

28

SIN AZÚCAR
Jorge Chi de Segovia

Irán Santiago Manuel, ex líder de la Sección 22 del SNTE en el estado de Oaxaca, integrante de la CNTE, reveló que alrededor de 40 diputados federales de la actual Legislatura que integran el grupo parlamentario del partido propiedad de Andrés Manuel López Obrador pertenecen a esa agrupación radical del magisterio nacional, y aun cuando “no chantajearon” para poner RIP a la Reforma Educativa, destacó que su lucha se centra en encontrar los espacios para que se tomen en cuenta sus argumentos.
El tema de la desaparición de la Reforma Educativa pudiera ser la última carta que juega López Obrador con la CNTE, si se establecen conjeturas sobre los motivos y razones que tienen los “líderes” de la disidencia magisterial para poner en jaque a su administración con la permanencia del bloqueo de las vías férreas en Michoacán. Todo comenzó por incumplimiento de pago de salarios y otras prestaciones a los maestros de esa entidad. ¿Y ahora?
El también diputado federal por Morena puso el dedo sobre la llaga al desmentir en cierta forma lo expuesto por AMLO, en el sentido de que en campaña no hizo ningún tipo de acuerdo con ellos. ¿Será porque “le tomaron el pelo” en el proceso de resolución del problema en Michoacán?
Y sí. Andrés Manuel se fue con todo en contra de la CNTE por haberle hecho creer que iba a desbloquear las vías férreas. Pero no. Las afectaciones económicas que ocasiona la actitud de los maestros de la Coordinadora, pero sobre todo las repercusiones que a nivel internacional tiene el conflicto, genera en el mandatario federal enojo.
Pero vayamos por partes. Durante una reunión que el tabasqueño sostuvo como Presidente electo con integrantes del magisterio nacional en su casa de transición de la colonia Roma, en la CDMX, en los últimos días de octubre pasado dijo tenerle “un gran respeto a la CNTE”. Posiblemente allí se “pactó” trabajar juntos en los temas de la “cuarta transformación”.
AMLO prometió de manera genérica, entre otras linduras, que iba a reconocer a los dirigentes emanados de procesos democráticos. Hoy, Andrés, ya no piensa así respecto a los “radicales del conservadurismo de la izquierda”, a quienes comparó con el “conservadurismo de la derecha”, a los que todos los días, en las “mañaneras”, envía dedicatorias con porte pagado.
El distanciamiento con la CNTE es tanto que Andrés Manuel López Obrador dejó entrever, desmintió, lo que algunos dirigentes de la CNTE andan diciendo por ahí, es decir, que formaron parte de su movimiento y que lo apoyaron durante la campaña. ¡No es cierto!, dijo. Simplemente, los desconoció, tras señalar que son momentos de definiciones y ¡fuera máscaras!
Lo preocupante en esta trama es el papel que a partir de ahora asume la CNTE en la “cuarta transformación”, pero sobre todo el desempeño de los diputados federales y senadores de esa agrupación magisterial radical que viste y calza con los colores de Morena en el Congreso de la Unión. Lo mejor todavía está por venir. ¡Fuera máscaras!