SE DICE…

28
se dice, columnistas.

Que apenas ayer comentamos en este espacio que el ex alcalde de Ciudad del Carmen, el panista, Pablo Gutiérrez Lazarus es investigado por su sucesor debido al presunto desvío de 12 millones de pesos. Pues resulta que no es el único: también el ex de Escárcega, Carlos Collí Cuevas, está bajo la lupa.

Que ha trascendido que la Auditoría Superior del Estado (ASE) comenzó ya con la revisión de la cuenta pública del ejercicio fiscal 2018, en la que se presume un desvío de 168 millones de pesos, en la pasada administración en la que, como se recordará, Collí Cuevas entró de emergente para sustituir a Atilano Mosqueda Aguayo, quien dejó el cargo por “motivos personales”.

Que al parecer, el gobierno municipal actual, que encabeza un militante del partido Morena, habría encontrado los desvío en las áreas municipales de Obras Públicas, Planeación, Tesorería y Desarrollo Social, así como en programas estatales, federales y en los recursos que estaban a disposición de las autoridades del Ayuntamiento.

Que, por lo pronto, ya las autoridades actuales han presentado una denuncia penal ante la Fiscalía Anticorrupción del Estado de Campeche, para que se investigue no solo al ex alcalde, sino también a ex funcionarios, quienes estarían implicados en la falta de ejecución de al menos 20 obras públicas. Ojalá que, en este como en todos los casos, se llegue a las últimas consecuencias, para saber quién tiene la razón: los demandantes o los demandados.