Precios del videomapping en Edzná no dependen del INAH

95
Antonio Benavides Castillo

Por: Ana Patricia Peña Uj

Los precios del videomapping de la zona arqueológica de Edzná lo determina la Secretaría de Turismo del Gobierno del Estado, de acuerdo con lo estipulado en la Ley Federal de Derechos, por lo que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) no tiene injerencia en esta situación, indicó el aún delegado del Centro INAH Campeche, Antonio Benavides Castillo.
Recalcó que en caso de concesionar el espectáculo a una empresa privada, las instituciones a nivel central serán quienes realicen las negociaciones.
“El INAH está obligado por la Tesorería de la Federación a percibir un dinero que no es para el instituto, sino para Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). El boleto tiene que incluir esa parte, que el año pasado era de 240 pesos y este año subió a 251; la Secretaría de Turismo decide cuánto más va a cobrar y eso es asunto directo de ellos”, insistió.
El cobro de cualquier otro tipo de espectáculo fuera de los horarios habituales está estipulado en la Ley Federal de Derechos, que se utiliza a nivel nacional para recaudar el dinero directamente a Hacienda.
Cabe destacar que la tarifa de acceso de 500 pesos generó inconformidades en los turistas durante la pasada temporada vacacional, por lo que la Secretaría de Turismo dio a conocer que se analiza la posibilidad de concesionar a una empresa privada la operación de la zona arqueológica de Edzná, para tener un mayor aprovechamiento del atractivo turístico y cultural, lo que sería más rentable para trabajadores y visitantes.
Al respecto, el delegado del INAH señaló que en este caso serían las instituciones a nivel central quienes ejecutarían esta negociación para llegar a los acuerdos finales, pero obviamente cualquier empresa o institución tendrá que acatar la normativa pertinente para la preservación de estos vestigios.

VA CONTRA TREN MAYA
El aún delegado del Centro INAH Campeche, Antonio Benavides Castillo, explicó que se opone que se construya un tren ligero que entre a la zona arqueológica de Calakmul, ante las afectaciones que podría tener en este Patrimonio Mixto de la Humanidad y aún no se tienen los datos exactos de su paso por la zona.
“Como investigador, me opongo a que entre un tren, simplemente porque Calakmul se encuentra dentro de la reserva; eso afectará flora y fauna”, dijo.
Destacó que tuvo reuniones con Rogelio Jiménez Pons, director del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), para solicitar la georreferenciación del proyecto ya que no se sabe específicamente dónde pasarán las vías, las estaciones y sus dimensiones.
Por último, señaló que no se tienen nuevos planes de restauración en zonas arqueológicas al haber intervenidos 20 edificios, por lo que solo se dará el respectivo mantenimiento a las áreas.