Confirman que ONU vigilará la Guardia y el caso de los 43

18
Michelle Bachelet abrazó a familiares de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa.

El Senado recibió a la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, quien advirtió que la ONU asistirá el proceso de reglamentación de la Guardia Nacional que se aprobó con un carácter civil. Explicó que este acuerdo de acompañamiento se firmará en presencia del presidente Andrés Manuel López Obrador y precisó que “ahora viene el proceso de las tres leyes específicas y nuestra oficina no solo va a acompañar el proceso de las leyes, también el proceso de educación y formación, porque creemos que lo que es clave en cualquier institución, más allá de como esté conformada y quienes la dirigen, es el modelo.
Como se enfrenta la situación de seguridad, garantizando los derechos humanos”. Sostuvo que si esto no se hace, cualquiera que sea la institución, se pueden repetir errores del pasado “y por eso ahí, junto con la Cruz Roja, queremos apoyar con eso y con experiencias internacionales que permitan avanzar”. A propuesta de la Mesa Directiva, el Senado acordó convocar a “sesión especial”, a la que acudieron 78 legisladores, para recibir a Bachelet, quien se mostró sorprendida, pues pensaba que sería “una reunión chiquita”.
Tras su visita al Senado, se reunió con la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, con quien abordó el problema de desaparición forzada y la crisis forense. Luego del encuentro en el antiguo Palacio de Cobián, el presidente de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, Jaime Rochín, aseguró que ambos temas fueron los ejes fundamentales de la reunión, con un diálogo franco de ambas partes. “Se habló mucho de dar prioridad al tema de las desapariciones, ese fue el gran tema. La secretaria de Gobernación insistió en que para el Presidente ese es el tema prioritario y que por eso se están generando nuevos mecanismos para la búsqueda y para la atención de las víctimas”, dijo.
Aseguró que Sánchez Cordero reconoció la gravedad sobre la situación de los derechos humanos y se planteó los retos sobre los cuales parte la actual administración, lo que incluso generó que la alta comisionada se preguntara si era posible revertir la situación en seis años. Por separado, Karla Quintana, titular de la Comisión Nacional de Búsqueda, señaló que Bachelet mostró un gran interés en estos temas, donde habrá de reforzar la colaboración con su oficina y varias instancias de la ONU. “(La alta comisionada) tiene bastante claro el panorama, se nota que conoce el tema, su entendimiento de la crisis de derechos humanos que vive el país es profunda y hubo mucho énfasis en materia de desapariciones y de violencia contra las mujeres”, agregó. Como parte de sus actividades Bachelet se reunió también con el presidente de la Suprema Corte, Arturo Zaldívar. En el encuentro hablaron sobre logros y retos en la protección de los derechos humanos en México.
“Llegará la verdad y justicia” El gobierno de México oficializó la participación de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en las investigaciones sobre la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.
Durante la firma del convenio, la alta comisionada Michelle Bachelet destacó la importancia de este caso paradigmático que muestra la gravedad de las desapariciones en México y los retos que enfrenta su sistema para atender las violaciones a los derechos humanos. Por lo que garantizó que en esta nueva etapa su oficina en México será una aliada que no dudará en contribuir para que se den avances en las investigaciones, reconocer cuando se logren los compromisos con las familias y alertar de cualquier incumplimiento que se presente.
“Llegar a la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición en cumplimiento de los estándares internacionales en el caso Ayotzinapa es una obligación del Estado mexicano. Es una oportunidad para potenciar cambios de fondo en el sistema judicial que permitan alcanzar el anhelo de justicia de quienes han sufrido graves violaciones a sus derechos humanos y saldar la deuda histórica que existe con las víctimas de la violencia”, dijo. El canciller Marcelo Ebrard enfatizó la importancia de este caso para el país: “Si hablamos de un nuevo régimen o un cambio de régimen en México, más que en reformas constitucionales y legales, estamos pensando en la verdad y la justicia, y eso sí es un cambio”. Más tarde, el fiscal general, Alejandro Gertz Manero, se reunió con la alta comisionada Michelle Bachelet para establecer lazos de colaboración para trabajar conjuntamente en el caso de los 43 normalistas. Reconoció la importancia que tiene la cooperación de esa oficina y su voluntad de trabajar con México para lo cual, dijo, “habrá permanente comunicación”.