Pensiones por muerte

24

La Ley del Seguro Social contempla que, al fallecimiento de un asegurado o pensionado, sus beneficiarios legales, pueden recibir algún tipo de pensión, cumplidos los requisitos previstos en la propia Ley; estas pensiones son las de viudez, orfandad y ascendientes.
La pensión de viudez corresponde a la que fue esposa o concubina, esposo o concubinario del asegurado o pensionado.
La de orfandad, corresponde a cada uno de los hijos menores de 16 años, cuando muera el padre o la madre y alguno de estos tuviere el carácter de asegurado o pensionado; esta pensión se prorrogará hasta los 25 años de edad si el huérfano se encuentra estudiando en planteles del sistema educativo nacional, siempre que no sea sujeto del régimen obligatorio.
La de ascendientes corresponde a cada uno de los padres del asegurado o pensionado, siempre que no hubiere viuda o viudo, concubina o concubinario, hijos con derecho a pensión y dependieran económicamente, del asegurado o pensionado.
A la viuda o viudo, concubina o concubinario, recibirá una pensión equivalente al 40% de la que hubiese correspondido al asegurado o pensionado fallecido por un riesgo de trabajo, que hubiere generado una incapacidad permanente total; a los hijos en edad legal, 20%; en caso de doble orfandad, 30%; los ascendientes dependientes económicos recibirán cada uno, el 20%.
En caso del fallecimiento de asegurados, o pensionados por invalidez, corresponde a la viuda o viudo, concubina o concubinario, pensión del 90% de la que le hubiere correspondido al fallecido.
Mismos porcentajes y condiciones comentados en el párrafo anterior, aplicarán para los hijos y ascendientes; se deberá de cubrir las semanas mínimas establecidas en la Ley a que corresponda la pensión (Ley ´73 -los asegurados deberán de encontrarse vigentes en derechos o dentro del periodo de conservación de derechos- o Ley ´97).
Las pensiones por muerte otorgadas al amparo de la actual Ley del Seguro Social, no especifican el porcentaje que se recibirá, por razón de que las pensiones están en función a la suma asegurada que ampare el seguro de sobrevivencia, contratado con una aseguradora.
Se extingue la obligación legal de pagar la pensión de viudez al contraerse nuevas nupcias o entrar en concubinato; de así ocurrir, se entregará una indemnización de tres años de pensión.
Se extingue la obligación de pagar pensión de orfandad, al cumplirse 16 años de edad y no se continúe estudiando o cuando, entre los 16 a los 25 años de edad, no comprobar que se estudia, o por estar inscrito en el régimen obligatorio; de ocurrir lo anterior, se recibirá una indemnización de tres meses de pensión.
La pensión de ascendiente se extingue la obligación de pagarla, con el fallecimiento de uno o ambos padres.