Empresa de dulces momentos

24
Patricia Delgado Góngora
Patricia Delgado Góngora

Patricia Delgado Góngora
*Emprendedora de la empresa Confipato
*Cacahuates, pepitas, gomitas y muchas botanas son el producto que ofrece a campechanos

Patricia Delgado Góngora sabía que el camino del emprendedurismo no es sencillo, y menos cuando se carece de recursos suficientes, pero eso no fue impedimento para que, junto a su familia, descubrieran que con alimentos y semillas se puede salir adelante económicamente y ahora han sido invitados a diversos eventos nacionales.

Se dedican a la producción de botanas saludables, realizadas a través de semillas y frutos, comenzando primero con los de la región, utilizando ingredientes representativos como el propio chile habanero, y posteriormente ampliaron su producción, trayendo productos de otras entidades.

¿De dónde surge la idea de emprender, partiendo desde la transformación de frutas y semillas?

Fue ante la necesidad de poder trabajar y contar con un ingreso familiar, nos vimos en la necesidad de emprender nuestro propio negocio que además nos permitiera tener tiempo de convivencia y actividades de la vida diaria.

Comenzamos primero produciendo un poco de producto local cuya base es el cacahuate y la semilla de calabaza.

Cuando vimos que comenzó a funcionar empezamos a meter otras semillas y frutos de otras regiones, para crear dulces y botanas saludables que se reconocieran en nuestra región, en estados como Quintana Roo, Yucatán, Villahermosa.

¿Qué es lo más complicado que se han encontrado en este reto de emprendimiento?
Lo más difícil ha sido acoplarnos a la economía de la región y lo que se está viviendo en todo el país, porque abastecernos de la materia prima ha sido difícil, tuvimos que empezar primero con un cuarto de kilo de cada producto, y afortunadamente estamos procesando un aproximado de 50 kilos a la semana ya, poquito a poquito hemos avanzado.

Hemos procurado ir creciendo y variando las opciones, hemos agregado nuevos sabores, estamos combinando otros productos como la tortilla y chile habanero, buscando mayores alternativas para ofrecer al cliente.

¿Qué tan complicado ha sido abrirse mercado con este tipo de productos?
La mayor complicación ha sido la aceptación de la gente, se muestra un poco reacia a probar sabores nuevos, pero poco a poco nos hemos ido colocando en el gusto de la gente, son productos que ya conocen, alimentos con los que conviven todos los días, y también manejamos precios muy económicos, productos desde 10 pesos, 20 pesos, y por kilos desde 90 hasta 120 pesos, y conforme nos han ido conociendo hay mayor aceptación.

¿Qué experiencias han obtenido en este proyecto de emprendimiento?
Mucho aprendizaje, satisfacciones todos los días, hemos conocido muchos lugares, además de que es una actividad en familia, donde hasta nuestros hijos participan, y libertad de tener tiempo para hacer otras cosas, crecer como familia, como negocio.

Además, tenemos la fortuna que no hay una competencia como tal, lo cual hemos aprovechado para abrir un poco más la gama de productos, hemos estado en otras ciudades exponiendo los productos y los sabores, ya nos reconocen como “Los Campechanos”, aunque el negocio en realidad se llama “Confipato” y estamos en el número 981 157 4521 para cualquier pedido, porque no tenemos local fijo.