Es momento de emprender

44

Por más de 40 años Manuel Campos Chi trabajó en el sector educativo del estado y hoy, ya jubilado, se siente más activo que nunca al emprender su propio negocio como maestro carpintero.

¿Cómo paso del aula al taller?
Bueno en realidad todo esto inició antes de jubilarme, pues ya son más de 15 años dedicados a la carpintería, los primeros de aprendizaje claro está.

Todo inició cuando observé a un carpintero trabajar en la casa, colocando las puertas y los clóset, y en la charla le expresé mi inquietud hacia la carpintería, las dudas sobre cómo hacia eso y aquello, y recuerdo que él incluso me dijo:

“Algún día me vas a dejar sin trabajo”, y pues no creo que fuera así, pero ese instante me impulso a llevar a cabo el proyecto de aprender de manera formal la carpintería.

¿A qué se dedicaba antes?
Soy egresado del Instituto Politécnico Nacional como Ingeniero en Comunicaciones y Electrónica, de la escuela del CIME (Colegio de Ingenieros Mecánicos y Electricistas), y durante 21 años laboré en la Secretaría de Educación, los 18 años siguientes como maestro en la Escuela Secundaria General Número 8, “María Lavalle Urbina”, donde ingresé al área de Tecnología y Electrónica y después en la de Matemáticas.

Hace un año me jubilé, pero ya tenía entre manos realizar este proyecto de la carpintería, por ello comencé a tomar clases de carpintería en el Centros de Capacitación para el Trabajo Industrial (Cecati) Número 40, un buen amigo mío, Edgar Camas, quien me brindó los conocimientos que permitieron emprender el proyecto que más adelante se cristaliza en el Taller de Carpintería “Campos”.

¿Por qué la carpintería?
Es una actividad muy gratificante, en particular porque trabajo con uno de mis hijos que es arquitecto, el diseña los muebles e incluso proyectos completos para cocinas, salas, closets, en el estilo que prefiera el cliente, retro, minimalista, todo lo realizamos.

Si se tienen momentos de estrés por los tiempos de entrega, pero en general tomo las cosas con calma y trabajo hasta terminarlo y bien, pues en la carpintería, como en la mayoría de los trabajos, la formalidad es fundamental.

Por eso no tomamos demasiados proyectos hasta terminar los que están en procesos, porque como dije no me gusta dejar mal a la gente, y creo que nuestra formalidad y calidad nos recomienda.

¿Qué aconseja a quienes se jubilan?
Que sigan activos, que no crean que ahí se acaba todo, siempre hay algún proyecto, alguna inquietud por realizar, que todo es posible con constancia y determinación.

Les aconsejaría mucho que se acerquen a instituciones como los Centros de Capacitación para el Trabajo Industrial (CECATI), ahí se imparten muchos talleres en los que pueden aprender algo nuevo e incluso emprender un negocio propio.

Al finalizar la entrevista, el maestro Manuel Campos nos recomendó visitar su página en Facebook: @camposcarpinteria  donde muestra fotografías del excelente trabajo que realiza junto con su hijo y que constatan la innovación y calidad de su trabajo.