Se dice

21

Que ya comienza a cundir la desesperación entre los mexicanos debido a que no se atiende el problema de salud por parte del gobierno federal. Las quejas de pacientes con cáncer que a falta de medicamento no reciben sus tratamientos completos, son solo un ejemplo de impotencia que sienten miles de personas en el país. Pero no es el único problema de salud.

Que también el dengue se ha multiplicado y, en lugar de combatirlo, el gobierno federal retrasó tres meses la compra de insecticidas contra el mosco transmisor de esta enfermedad porque aseguraron que se detectó corrupción en las compras de estos productos.

Que en junio pasado la agrupación Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad dio a conocer que el gobierno federal contaba con un presupuesto de 192 millones de pesos para la compra de insecticidas contra el mosco transmisor del dengue y que para mediados de año seguía sin ejercerse a pesar de que la compra de estos productos solía realizarse entre abril y mayo.

Que según el subsecretario nacional de Salud, Hugo López-Gatell, las actuales autoridades detectaron esquemas de corrupción en la compra de insecticidas, a través de los cuales “predominaban algunas compañías sobre otras”. Además, denunció que la compra gubernamental de estos productos, imprescindibles para controlar la proliferación del dengue, en años pasados estaban amañadas. Pese a las acusaciones, finalmente la compra se adjudicó directamente a las mismas empresas que vendían a la pasada administración federal. ¿Dónde está la congruencia? Compras retrasadas para combatir a la “mafia del poder”, y terminan comprando a los mismos que acusaron de corrupción. Increíble.