Opinión.

La inhibición afectiva puede definirse en principio, como una problemática o dificultad de algunas personas para identificar y expresar, las emociones y los sentimientos. Algunas corrientes psicológicas definen el término como alexitimia-, esta palabra proviene de tres raíces griegas “a” (sin), “lexis” (palabra) y “thimos” (afecto), “sin palabras para los afectos” y probablemente haya personas con estas características, personas que presentan inhibición afectiva, personas que sí tienen emociones y sentimientos. El problema es que es muy difícil para ellas precisarlos y, por lo tanto, expresarlos. En algunos casos este fenómeno no es tan profundo, mientras que en otros hay una total disociación con el mundo afectivo.

¿Por qué es tan difícil lograr que los hombres vayan a terapia?, pareciera que fuera algo en contra de su propio ser, en contra de su masculinidad o sus creencias, la realidad, es que son las mujeres quienes acuden con mayor frecuencia a los servicios de salud mental.

En este sentido, me pregunto si acaso los hombres no tienen problemas relacionados con esta área, es decir, problemas que tengan una conexión con el manejo de emociones, con crisis existenciales, culpa, miedo o es que realmente no saben distinguir entre un pensamiento y un sentimiento.

¿Cuáles son entonces los problemas del género masculino?, se trata de un aspecto de negación o está relacionado al modo en que convive con la familia, a las vivencias diarias y, probablemente en cómo aprendiste a ser hombre, cómo debe de comportarse, actuar y relacionarse con los seres que le rodean.

Ser hombre implica ser fuerte, reservado y rudo. Felipe llegaba a casa enojado y pedía que se le sirviera de comer, después terminaba y se retiraba a descansar o dormir la siesta, y nadie podía hacer ruido. ¿Qué podría haber significado que Felipe llegara molesto? Jamás lo sabremos y probablemente él tampoco, ya que ir más a fondo y conocer cuáles son los problemas que te aquejan, requieren de bastante escrutinio mental, así que mejor dejamos pasar las cosas y que el tiempo decida.

Aunque para las mujeres no sea así, el hombre, suele tener dificultades para expresar sus emociones. De acuerdo al Dr. Ron Levant de la Universidad de Harvard, la alexitimia masculina normativa es una restricción general de emociones que muchos hombres experimentan, no son conscientes de cuáles son sus sentimientos. Esta investigación muestra que los hombres han desarrollado dos respuestas principales a los conflictos emocionales, de acuerdo a su investigación, los hombres nadan entre dos respuestas “estoy enojado y tengamos sexo” a la luz de estas afirmaciones debemos preguntarnos ¿es realmente cierto que los hombres tienen una incapacidad para identificar sus sentimientos o que no puedan sentir internamente y sentir sentimientos?, como la mayoría de las mujeres supuestamente puede.

Contextualizando sus opiniones, ¿cómo creen que es el hombre campechano?, cualquiera que sea tu respuesta, es importante detener esta narrativa sobre el sufrimiento silencioso del hombre y las expectativas de que los hombres deben de ser

fuertes estoicos y reservados, además de otras frases que se les ocurran y que con el paso del tiempo han crecido como creencias y bien arraigadas a algunas familias y sociedades como un condicionamiento.

Detener esto implica tomar conciencia sobre lo que pasa con los que viven conmigo o a mi alrededor, sobre mí mismo, esto implica comenzar a pensar en ¿qué me pasa con esto que estoy viviendo?, ¿qué necesito empezar a cambiar para hacer las cosas de forma diferente?, ¿realmente todo esto pasará con el tiempo?, ¿si no vuelvo a tocar este tema o hablar de él lo olvidaré o se les olvidará?, o es que solamente sigo buscando excusas para no enfrentar mi realidad, mis problemas, aunque a diario piense en ellos.

Darse cuenta de lo que está pasando con los demás en ocasiones es difícil, pero voltear a verse a uno mismo, aún, es más difícil, hacer algo por mí y por mi bienestar, tomar conciencia de lo que quiero hacer, y buscar ayuda, puede ayudarnos a resolver dificultades que creemos que no tiene solución.