se dice, columnistas.

Que lo que parecía imposible en otros años, ahora está ocurriendo: los partidos políticos se unirán para combatir algunas de las decisiones que está tomado la administración del presiente Andrés Manuel López Obrador. En específico contra algunas disposiciones planteadas en la reforma fiscal que sanciona la defraudación fiscal. PRI, PAN, PRD y Movimiento Ciudadano ya adelantaron que vendrá una lucha en las Cámaras.

Que Alejandro Moreno Cárdenas, presidente nacional del PRI, adelantó que presentarán una acción de inconstitucionalidad contra el “terrorismo fiscal” del gobierno. “Nosotros estamos a favor de que se combata la evasión fiscal, las empresas fantasma, pero nosotros estamos en contra de lo que se votó, es un tema muy difícil”, dijo el ex gobernador de Campeche.

Que por su parte, el diputado federal del PAN Mauricio Kuri, fijó postura: “estoy convencido de que la única forma verdadera y efectiva de poder combatir la informalidad es apoyando al formal, para que sea más apetitoso estar en la formalidad. Por supuesto que estamos en contra de las factureras. Ayer hablaba el grupo mayoritario que hay 9 mil empresas factureras pero que vayan contra ellas. Ya saben dónde están”, criticó.

Que Miguel Ángel Mancera, coordinador del PRD en el Senado, adelantó: “El bloque está pensando en llevar este caso a la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Será el último escalón en donde nosotros pudiéramos encontrar alguna respuesta distinta, porque consideramos que es absolutamente desproporcional incluirlo como seguridad nacional, rebasa los planteamientos constitucionales”. Vendrá una buena batalla.