‘Armado’ con un violonchelo

136
CREAN VIOLONCHELO
tephanie Sánchez Vasconcelos

Dayron Fernández Beato conoció el arte a través de sus padres, que le inculcaron el amor por la música y con solo ocho años comenzó sus estudios en la Escuela Vocacional de Arte “Alfonso Pérez Isaac” en Matanzas, Cuba, más tarde en la Escuela Profesional de Arte y de ahí al Instituto Superior de Arte, de la Habana.

Gracias a una invitación de la Secretaría de Cultura llegó a la entidad para impartir clases en Champotón y desde hace cinco años forma parte de la Orquesta Sinfónica de Campeche, en la que ha tenido la oportunidad de presentarse como solista en el violonchelo.

¿Cuáles han sido las mejores satisfacciones que te ha dejado la música en estos años?

Como músico me llena de mucha alegría ver al público disfrutar cada concierto, su reacción en cada pieza musical y por supuesto los aplausos al final. Aparte como maestro, es poder formar buenos alumnos, no solo como músicos sino como seres humanos, dejar una huella en la vida de las personas que uno va formando.

¿Por qué elegiste el chelo?

Al principio yo quería tocar el piano, pero cuando fui a hacer la prueba ya no había espacios, mi segunda opción era el chelo y cuando lo toqué por primera vez le tomé amor y me dediqué a aprender a tocarlo.

¿Algún proyecto que desees concretar?

El proyecto más grande que algún día me gustaría lograr es tener una escuela de música para formar a alumnos desde tempranas edades y que vean en la música una opción de carácter profesional.

¿Crees que es fundamental que la música vaya de la mano con la educación escolar de niños y niñas?

La música, en general cualquier arte, debería estar en todas la facetas de la educación, desde los primeros años. La música es una fuente de conocimientos, que ayuda en todos los aspectos de la vida, te hace ver el día a día desde una perspectiva más sensible, y si nos comprometemos nos puede dar muchas satisfacciones.