La década de los 50 está más viva que nunca ya que el elenco de la puesta musical Vaselina se fusionó con los integrantes juveniles Lemongrass para bailar los temas más destacados de la obra, en conjunto también con más de cien fanáticos dentro del centro comercial Reforma 222.
Este movimiento llamado flashmob donde una multitud baila una misma coreografía, se pudo presenciar frente a visitantes de la plaza, así como admiradores tanto de la banda juvenil como del musical, con el objetivo de seguir involucrando al público a ver esta historia en el Teatro San Rafael, que se presenta de viernes a domingo.
“Yo los iba siguiendo, hasta había algunos que se sabían los pasos mejor que yo; con esto le das las ganas a más gente de ir a ver la obra, esta convivencia nos hace bien a todos”, destacó Sophie, integrante de Lemongrass, en entrevista.
A lo que la cantante Ivana agregó: “Lo que queremos es que se teletransporten a los cincuenta y cuando salgan de ver la obra, salgan satisfechos y tengan ganas de verla otra vez, se queden con las canciones en la cabeza”.
Desde hace un mes este musical ofrece nueve funciones a la semana en dos versiones: la juvenil que está a punto de llegar a 200 representaciones, así como la adolescente que es donde entra Lemongrass que han tenido funciones agotadas.
Ivana con tan sólo 13 años destacó que este tipo de ejercicios ayudan para su crecimiento artístico. “Nos va a dar muchas tablas, es una obra emblemática y grandes artistas han estado dentro de esta historia, entonces tenemos la carga de hacerlo igual o mejor que ellos” y de inmediato Sophie anexó sonriente: “Son tablas que no te da el escenario, eso de improvisar y de improvisar te da otra condición que no tenemos con Lemongrass y está padre porque aprendes muchas cosas más”.