Chelista Yo-Yo Ma trae a México el Proyecto Bach

36
El chelista Yo-Yo Ma se presentó en el Monumento a la Revolución.

Para Yo-Yo Ma, “la cultura es una de las maquinarias de la sociedad, junto con la política y la economía, que deberían sentarse a la mesa en igualdad de condiciones, en un espacio común donde sucedan las cosas importantes. La Ciudad de México reúne estos tres aspectos”.
El chelista, quien presentó el miércoles su Proyecto Bach en la explanada en el Monumento a la Revolución, tocando las seis suites para violoncelo solo de Johann Sebastian Bach, habló en estos términos en la mesa redonda sobre la responsabilidad de una capital cultural en el siglo XXI, celebrada en el Museo Universitario del Chopo, conducida por la periodista Ana Sofía Rodríguez.
Luego de escuchar los comentarios de la arquitecta Rozana Montiel, el artista Pedro Reyes, Pacho Paredes, director del museo y Lucina Jiménez, directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, el violonchelista comentó que “la cultura tiene que ver con el hecho de hacer cosas. Todo lo que sabemos proviene de dos cosas: la experiencia y los experimentos, que son parte de la naturaleza.
Todo nuestro conocimiento nos llega porque luchamos por entender nuestro ambiente, por tratar de entendernos a nosotros mismos y a los demás”. Yo-Yo Ma aseguró que cuando toca espera que la gente recuerde algo del concierto, lo mismo que él. “Si se da una conexión, la tarea ha sido cumplida. No por el solo hecho de que, por ejemplo, ustedes hayan asistido a esta conferencia, se da esta conexión, porque cuántas veces no se han preparado para un examen y luego olvidan todo aquello que estudiaron. Nuestro papel, y el papel de la cultura, es sentir esa dinámica basados en experiencias y conectarla con otras cosas, eso es lo que te hace sentir vivo. Los experimentos te hacen sentir vivo, porque estás tomando ciertos riesgos”.

LOS ARTISTAS SON CIENTIFICOS
El músico indicó que “los artistas, de hecho, son científicos, porque hacen cosas muy precisas. Si eres escritor, arquitecto, director de un museo, todos tratan de hacer algo específico, con una meta muy específica en mente, cosas que la gente todavía no puede evaluar. Sabemos lo importante que es tener una vida interior para que el mundo tenga sentido. Los artistas usan su vida como experimentos”. Y si antes dijo que la cultura debería estar en igualdad de condiciones que la política y la economía, Yo-Yo Ma agregó una nueva idea: “Ahora pienso que la cultura es la base sobre la que se construye todo porque su esencia es la confianza entre la gente. Una vez que tienes esa confianza, más vale que no la rompas, porque sí lo haces es muy difícil recomponerla”.