senadora por Campeche del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena)
Cecilia Sánchez García, senadora por Campeche de Morena.

La senadora por Campeche del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Cecilia Sánchez García presentó ayer su informe de actividades del primer año legislativo destacando que propuso 44 iniciativas ante el Pleno del Senado, la mayoría para crear un marco de legalidad e igualdad para los obreros del sector petrolero de esta entidad.

Acompañada del coordinador del Grupo Parlamentario de Morena en el Senado de la República, Ricardo Monreal Ávila y de 12 legisladores más, Sánchez García dijo que dos de los puntos más importantes fueron la cancelación de la reforma educativa y la laboral.

La primera se modificó para asegurar la educación gratuita y laica desde el primer grado de preescolar hasta el último nivel universitario, contemplando la educación con lenguas indígenas, la pluriculturalidad y equidad en todas las instituciones del país.

Además, se buscaba evitar que los maestros pierdan su trabajo por reprobar una evaluación arbitraria para el ingreso y permanencia en el servicio docente, o para asignación de plazas. “Retirando dicha amenaza los docentes del país trabajarán a gusto y de acuerdo a sus capacidades en las aulas”.

La senadora afirmó que el mayor para Campeche es la cancelación de la reforma laboral, “la nueva ley garantiza a los trabajadores el derecho de decidir quiénes serán sus representantes sindicales, acatando el convenio 98 de la Organización Internacional de Trabajo, que da derecho a sindicalizarse y evita ser sujeto de discriminación”.

De esto –continuó– se desprende la democratización dentro del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, de la cual hay dos secciones en Carmen señaladas por sus actos de corrupción, columna vertebral de la modernización sindical y de la política laboral de la cuarta transformación que encabeza Andrés Manuel López Obrador.

El Senado hizo obligatoria la transparencia en los Contratos Colectivos de Trabajo para evitar cláusulas ocultas como la 251-bis del STPRM, que daba ayudas económicas a los comisionados sindicales y recursos que se entregan de forma directa a la cúpula del gremio.