se dice, columnistas.

Que se realizó el segundo debate entre los aspirantes al Comité Directivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), en la capital del país, pero que se pudo observar a través de las redes sociales. Esta fue la última ocasión en que estuvieron frente a frente Alejandro Moreno Cárdenas, Ivonne Ortega Pacheco y Lorena Piñón Rivera, quienes estarán en las boletas para la elección interna que se realizará el próximo domingo 11 en todo el país.

Que no hubo diferencia entre el primero y el segundo encuentro entre candidatos: se vio a un Moreno Cárdenas presentando propuestas, respondiendo con seguridad y soltura a las preguntas, incluso a las que le hicieron para “incomodarlo”, mientras que la yucateca Ortega Pacheco se la pasó arremetiendo contra el campechano, con acusaciones sin sustento y de temas que ya han sido aclarados; a su vez, Piñón Rivera estuvo insegura, corta en sus respuestas y también pegándole a Ivonne, a quien señala de estar aliada con la peor escoria del PRI, con tal de llegar a la presidencia nacional.

Que le salió mal la estrategia a la yucateca que intentó presumir que el vecino estado es el más seguro, a lo que el campechano le dijo: “¡Mientes! ¡Mientes, Ivonne! Lo más importante son los resultados. Campeche es la entidad, el estado más seguro somos nosotros”. Y le espetó: “Esto es lo que tú generas: la división, y lo que queremos los priistas es la unidad. Valdría la pena que aclararas. Estamos trabajando para construir un partido fuerte, comprometido, que genere oportunidades. Yo no tengo nada que esconder. Ante la falta de propuestas, son los ataques. No tengo nada que esconder. Trabaja por el partido. Sé una buena priista, no lo dividas”.

Que estableció: “tenemos que trabajar a favor del PRI”, y advirtió que el resultado de la elección se tiene que respetar, porque será la voluntad de miles de militantes. Este 11 de agosto la militancia va a votar, va a decidir y, sin lugar a dudas, vamos a ganar la elección”. Ya falta poco para que, por primera vez en su historia, el PRI elija a quien tomará las riendas para los próximos cuatro años, en los que tendrá la tarea titánica de llevar a su partido a sus tiempos de esplendor.