El valor de la especie también decreció.

Las condiciones climáticas vaticinaron lo expuesto por el sector social de la pesca ribereña en la actual temporada de pulpo: la producción registra un decremento del 55 por ciento en volumen, ya que tan solo en la primera semana se han obtenido 115.3 toneladas del molusco, cuando en el mismo periodo, pero del 2018 se habían alcanzado 257.6 toneladas.

De acuerdo con el primer reporte de volumen y valor de la producción de pulpo, en peso vivo desembarcado por las oficinas de Pesca, dentro de la temporada de pulpo 2019 de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), del 1 al 4 de agosto ya se han capturado 115 toneladas 375 kilogramos del pulpo maya en el litoral campechano.

La Conapesca detalló que en la comunidad pesquera de Isla Arena, dentro de ese período se han reportado 59 toneladas 298.75 kilogramos del molusco, lo cual representa una derrama económica de 3 millones 417 mil 979 pesos.

Por volumen, le sigue la localidad de Seybaplaya con 30 toneladas 558.60 kilos, con un valor comercial de un millón 222 mil 344 pesos; en tercer sitio Champotón con 20 toneladas 769.75 kilogramos, con valor comercial de 741 mil 272 pesos.

En menor volumen de captura se encuentra la comunidad pesquera de Campeche, con apenas cuatro toneladas 275.45 kilogramos, con una derrama económica de apenas 198 mil 979 pesos y Sabancuy con 452.50 kilogramos, con un valor de 16 mil 537 pesos.

En el documento, se reconoce que el total por esas regiones pesqueras, se tiene un decremento del 55 por ciento con respecto al año pasado, ya que en ese mismo período de 2018 se habían obtenido 257 toneladas 644 kilogramos.

En cuanto al valor de la producción, conforme al reporte de la Conapesca, también representa un decremento del 59 por ciento, ya que de 13 millones 529 mil 919 que generó las más de 257.6 toneladas, en ese mismo período, pero del 2019 apenas llega a 5 millones 597 mil 113 pesos.

Actualmente, el precio promedio a pie de playa por kilogramo de pulpo maya es de 49 pesos.

PESCADORES, CAUTELOSOS

Según la Conapesca, los números reflejados en la actual temporada de captura, se debe a que alrededor del 60 por ciento de la flota ribereña que se dedica a la pesca del molusco no está saliendo a la mar, pues los pescadores son muy cautelosos en los primeros días de la actividad.

Dicho factor, se debe a que no hay vientos suficientes para hacer salir el molusco de las cavidades marinas, cuando el viento es fundamental para realizar el gareteo y al no haber corrientes, pues los pescadores prefieren no invertir en gasto de operación de la flota ribereña.