Con la música en sus manos

193

Rosa Margarita Romero
* Violinista e intérprete, forma parte de la Oscam
* Participó en el International Festival and Master Course Music in the Alps realizado en Austria

Rosa Margarita Romero Reyes, es violinista e integrante de la Orquesta Sinfónica de Campeche (Oscam), en el 2028 participó en el International Festival and Master Course Music in the Alps realizado en Austria, junto a grandes personalidades de la música, y este año la espera otro escenario en la Ciudad de Toronto, Canadá.

¿Cómo surgió tu gusto por la música y el violín?

Desde niña me gustaba escuchar los programas de radio con mi abuelita, y cuando escuchábamos la música sinfónica ponía atención en los instrumentos de cuerda y cuando cumplí quince años pedí de regalo un violín y empecé a tomar clases, estudié en Xalapa, Veracruz, en la facultad de música.

¿Qué experiencias haz tenido la oportunidad de vivir junto a tu instrumento?

El año pasado participé en el “Music in the Alps” en Austria, en el recinto donde tocó Mozart cuando tenía cuatro años, fue una experiencia maravillosa. Este año voy a tocar con el maestro campechano, Rogerio Pérez Tec, en la ciudad de Toronto, en un festival, con música campechana y repertorio violinístico. Nos apoyó la Secretaría de Cultura y estoy emocionada por asistir.

¿Te has enfrentado algún reto durante tu carrera musical?

Creo que la maternidad, tengo un pequeño y a veces es intenso combinar ambas cosas, pero no es imposible. Para tener a mi hijo dejé de practicar instrumento un tiempo, pero ya me reintegré y él también tiene su violín.

¿Qué opinas del público campechano?

Me gustaría reconocer a quien haya sido, que nos hayan puesto en un recinto digno de una orquesta, el Teatro Francisco de Paula Toro, todos los escenarios son importantes pero para la orquesta fue darle la importancia que tiene para la vida cultural del Estado y el público se emociona y disfruta mucho de poder entrar a un lugar tan bonito.

La respuesta del público ha sido maravillosa, la gente de Campeche siempre asiste, nos aplauden y es lo que nos motiva para ser cada vez mejores.