REUNION OFICINAS
Mike Pompeo y Marcelo Ebrard en reunión en las oficinas de la Secretaría de Relaciones Exteriores

México y Estados Unidos coincidieron ayer en los “signficativos avances” de los operativos que se han realizado para reducir el flujo de indocumentados centroamericanos hacia el norte, luego de los acuerdos alcanzados entre ambos países para evitar una imposición arancelaria.

Tras la reunión que sostuvieron ayer el titular de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, y el secretario de Estado estadunidense, Mike Pompeo, la cancillería mexicana señaló en un comunicado que, en virtud de dichos avances, Ebrard no considera necesario iniciar ningún tipo de negociación con respecto a un eventual acuerdo de tercer país seguro entre México y EU.

Al respecto, la vocera del Departamento de Estado, Morgan Orgatus, detalló que el secretario Pompeo agradeció los “esfuerzos” de México por aplicar sus leyes migratorias. “Las indicaciones iniciales sugieren que estos esfuerzos están conllevando a reducir los flujos de migrantes que llegan de manera ilegal a la frontera sur de Estados Unidos”, señaló.

Frente a ello, Ebrard reiteró a Pompeo que la estrategia migratoria para garantizar flujos ordenados, seguros y regulares en la frontera sur de México continuará durante los próximos 45 días. “El diálogo entre ambas delegaciones se llevó a cabo de manera cordial y derivó en resultados positivos para ambos países”, detalló la cancillería.

Durante la reunión, Ebrard también solicitó al secretario Pompeo la reinstalación del Programa de Repatriación, que brindaba apoyo a los ciudadanos mexicanos repatriados de EU y que fue suspendido en 2018.

El titular de Relaciones Exteriores aprovechó la visita de Pompeo para abordar el tema de los recursos de Joaquín El Chapo Guzmán, luego de que el narcotraficante ha sido ya condenado a cadena perpetua.

Durante la reunión entre ambos funcionarios en Ciudad de México, el canciller planteó la conformación de un grupo binacional para recuperar los bienes y activos vinculados con el capo, que purgará su condena en EU.

Ebrard también solicitó al funcionario estadunidense el despliegue de un operativo conjunto para frenar el tráfico ilegal de armas que entran al país desde distintos puntos fronterizos que comparten México y Estados Unidos.

San Diego-Tijuana, El Paso-Ciudad Juárez, Laredo-Nuevo Laredo, McAllen-Reynosa y Brownsville-Matamoros son los cinco puntos estratégicos para frenar este tipo de trasiego vinculado a los índices de inseguridad en México.

Finalmente, el canciller Ebrard agradeció la visita del secretario Pompeo y celebró la “excelente comunicación” entre la Secretaría de Relaciones Exteriores y el Departamento de Estado estadunidense.

En tanto, la vocera del Departamento de Estado señaló que otros de los temas que se abordaron durante el encuentro fueron el estatus del Tratado México-Estados Unidos-Canadá y el compromiso conjunto de promover la prosperidad y oportunidades en el sur del país.

Incidente A la salida del encuentro, la comitiva del secretario Pompeo fue detenida por un grupo de cuatro personas que encabezaba el presunto abogado de Joaquín Guzmán Loera, José Luis González Meza, el cual protestaba para exigir la repatriación del líder del cártel de Sinaloa.

González Meza se colocó frente a una camioneta Suburban del Servicio Secreto que acababa de salir del estacionamiento de la cancillería para impedir su paso y exigió que el dinero incautado a El Chapo sea devuelto al gobierno de México.

Esta situación generó que la camioneta que abría el paso a la camioneta del secretario Pompeo, una BMW azul con placas diplomáticas, empujara al abogado para poder continuar su camino, lo cual consiguió cuando un elemento de la Policía Federal logró retirarlo hacia la banqueta.