Diócesis de Campeche
El presbítero Gerardo Casillas González ofreció una conferencia de prensa.

La postura de la Iglesia es un llamado a la oración para que pare la ola de violencia que asola al país, afirmó el vocero de la Diócesis de Campeche, presbítero Gerardo Casillas González, en referencia al enfrentamiento entre el Ejército y la delincuencia organizada en Culiacán.

“La postura de la Iglesia es orar para que el Señor los ilumine y puedan tomar decisiones acertadas. Ciertamente la violencia engendra violencia, pero la autoridad civil debe salvaguardar la integridad de la mayoría de sus gobernados”, recalcó.

Expresó que el anhelo de los católicos es la paz, vivir en una sociedad donde se garantice la seguridad y la estabilidad de la sociedad, y que para ello se cuenta con instituciones como el Ejército Mexicano.

Cabe mencionar que también se manifestó la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), organismo de la Iglesia Católica que agrupa a todos los Obispo del país, con un envío de oración y solidaridad con las personas que resultaron heridas y a las familias de las víctimas durante los recientes episodios violentos en Culiacán y otras comunidades de Michoacán y Guerrero.

La CEM exhortó a quienes provocan violencia, muerte y sufrimiento a recapacitar, arrepentirse y convertirse; a las autoridades para que realicen un sobre esfuerzo que reduzca los desbordados índices de violencia que sufren a lo largo del territorio nacional; y a los creyentes a unirse para trabajar por la paz, dejando a un lado rivalidades, confrontación e intereses particulares.

“Como Iglesia Católica nos comprometemos a fortalecer y ampliar aún más las acciones pastorales que contribuyen al respeto de la dignidad de toda persona, a fortalecer las familias, la educación para la paz, la justicia social y ayudar a sanar a las personas y comunidades afectadas por la violencia”, se subrayó el mensaje de la CEM.