Trabajo que salva al planeta

18

Guadalupe Matos Collí, se dedica a la jardinería principalmente a la venta de plantas de ornamento en diversos puntos de la ciudad; lo cual le ha servido de ingreso extra para su familia, así como una forma de entretenimiento personal pese a ser esta una labor sumamente especial y de mucha dedicación para poder tener plantas de buena calidad para los clientes.

¿Cómo se inició en la jardinería?
Tiene aproximadamente 5 años que me dedico a esto, y pues empecé porque mi esposo es jardinero y realiza el diseño de jardines entre otras cosas como mantenimiento de estos, por lo que me empezó a gustar este oficio y empece a prender de ellas; no me sé el nombre de todas pero las que más manejo y tengo esas si las conozco muy bien por lo que trato de explicar los cuidados y todo lo referente a ellas, ya que depende de la variedad es el cuidado que debe implementarse, ya sea ponerlas en sol, sombra; cada cuanto de riegan, etc.

¿Es difícil la venta de plantas?
Pues como dicen todo tiene su chiste, no solo es vender por vender; porque si vendemos una planta y no le damos las instrucciones a los clientes del cuidado que deben llevar pues estas plantas se pueden morir y el cliente no regresa, pero sobre todo se pierde el esfuerzo previo que nosotros realizamos al cuidarla y lograr que echen raíces y logren vivir.

Cabe señalar que ya tenemos clientes habituales que cada semana o cada que pueden, ya que la economía también nos afecta, sobre todo en estas fechas de fin de año que se tienen tantos gastos; vienen y compran sus plantas o nos la piden y ya les avisamos donde estamos para que pasen a recogerlas. Teniendo también como punto principal el buen trato a los clientes para que regresen con nosotros.

¿Ha aumentado el gusto por la jardinería?
Pues basta ver a quienes vendemos, antes éramos pocos, pero al ver que esto si dejaba ingresos pues han surgido mas vendedores y pues la gente viene a comprarnos, afortunadamente hay clientes para todos y a la gran mayoría que estamos aquí nos va bien.

¿Tienen competencia desleal?
Pues la verdad sí, porque hay personas, locales y foráneas que venden esquejes (fragmento de tallo o rama sin raíz) que no les explican a los clientes que estas tienen un cuidado especial para que puedan enraizarse y crecer, por lo que se sienten estafados y nos perjudican a todos; esto aunado a los vendedores que traen plantas hermosas pero de otros estados a muy bajos precios, pero que por la diferencia del clima no se desarrollan y mueren afectando la credibilidad de todos nosotros.

¿Alguna recomendación?
Pues a la ciudadanía que compren mínimo un árbol para sembrar, ya que actualmente casi no tenemos árboles y con la cuestión del cambio climático y esos cambios del clima nos afecta a todos por igual y que mejor manera de contribuir al medioambiental que con plantas. Pues que acudan con nosotros para la compra y cualquier duda que tengan para el cuidado de sus plantas de ornato ya que somos varios los que nos encontramos en este medio.

Por: Ana Patricia Peña Uj