Colapsa “Caballo Eclipse” en las costas de Carmen

285

La embarcación “Caballo Eclipse”, de la empresa petrolera Oceanografía, colapsó en las costas de isla del Carmen ante la mirada de muchos que poco hacen para rescatar a éste y cuatro barcos más que llevan mucho tiempo abandonados en el mar.
La nave empeoró su situación en las costas carmelitas por el tiempo que lleva encallada y el fin de semana pasado, a consecuencia del Frente Frío número 24, el barco de 160 metros de eslora colapsó en el mar quedando con hundimiento parcial, recostado de su lado izquierdo, y así permanecerá dado que no hay interés por parte de su propietario por rescatarlo.
La ambientalista y representante de Marea Azul, Lourdes Rodríguez Badillo hizo un llamado a las autoridades para remover de las costas las embarcaciones que son contaminantes y causan un impacto ambiental irreversible; puso como ejemplo el hundimiento de una nave que será de mayor riesgo al entorno si no se retira antes de irse al fondo marino. Otro barco que podría terminar igual es el “Titán II”, el cual se encuentra encallado en aguas de la Sonda de Campeche; le siguen “Endeavour Zafiro”, “Caballo Azteca” y “Caballo de Trabajo”, todas propiedad de la empresa petrolera Oceanografía, de Amado Yáñez Osuna, quien pese a haber recuperado parte de su negocio tras serle asegurado por la PGR y el SAE, ahora se encuentra en crisis financiera.
A pesar de las múltiples denuncias por parte del sector ribereño por el daño que ocasiona a las especies de mar y la forma como vivía la tripulación de las embarcaciones que tuvo que descender por las carencias de insumos y combustible, los dueños se han limitado a atender el problema al grado de que “Caballo Eclipse” está a punto de desaparecer. Por su parte, Ildefonso Carrillo Mora, titular de la Capitanía de Puerto en Ciudad del Carmen, mencionó que “Caballo Eclipse” escoró la tarde del sábado a una milla de la costa carmelita, al sufrir un fuerte golpe de mar durante el temporal del Frente Frío 24.
Aseveró que desde el pasado 9 de diciembre la embarcación encalló y desde ese tiempo ya presentaba una inclinación de siete grados, pero el pasado fin de semana el oleaje le abrió una fisura de un metro de largo y 30 centímetros de ancho en el casco.
El ingreso de agua de mar en babor (lado izquierdo del barco) generó su volcadura quedando con 45 grados de escora permanente, lo que determina que ya es un naufragio, pero no se hundirá más pues ya tocó el fondo del lecho marino.
Finalmente comentó que la embarcación no contaba con tripulantes, pues éstos abandonaron la nave el pasado 15 de diciembre por el riesgo que representaba para ellos y tras recomendaciones internacionales se tuvieron que ir sin un empleo para sobrevivir.

Información: Félix Marín