Libertad a hotelero campechano

54

Por no haberse encontrado delito qué perseguir, el Juez Trigésimo Octavo con sede en la Ciudad de México dejó en libertad al empresario hotelero campechano José Elías Selem Ferrer, quien el día 15 de enero fue detenido y trasladado a la capital del país, acusado del delito de fraude procesal.
Sin embargo, a las 11:50 horas del pasado miércoles 23, de acuerdo con el acta con número de partida 45/2017, el juez Leodan Clemente Martínez determinó la libertad a Selem Ferrer “por atipicidad de la conducta que se le atribuye en la comisión del delito de fraude procesal”.
El acta del Juzgado Penal 38 de la Ciudad de México, explica que “al no haber delito qué perseguir, debiendo quedar la presente causa, bajo los efectos del artículo 36 párrafo segundo, del Código de Procedimientos Penales vigente en la Ciudad de México”.
Una vez decretada su liberación, Selem Ferrer dejó el Reclusorio Preventivo varonil norte, hasta anoche seguía en la Ciudad de México, donde es sometido a exámenes médicos, por su avanzada edad, y retornaría a Campeche en los próximos días para seguir en libertad.

RECUENTO
DE HECHOS
El empresario, propietario de uno de los hoteles de mayor tamaño en la capital campechana, fue asegurado el 15 de enero por elementos de la Policía de Investigación de la Fiscalía de Mandamientos Judiciales de la Procuraduría de la Ciudad de México.
Fue denunciado presuntamente por el apoderado legal del Banco Nacional de México (Banamex), debido a que contrató un crédito por tres millones de dólares, que con la crisis de 1994 aumentó. Se le acusó al empresario de dejar de pagar al banco y simular un juicio laboral donde perdió el hotel, que quedó en manos de los trabajadores que promovieron el juicio laboral y después lo arrendaron a otras dos empresas.
Sin embargo, el banco habría revocado el laudo en favor de los trabajadores ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), y posteriormente se denunció el supuesto fraude ante la Fiscalía de la Ciudad de México, lo que llevó a la detención del empresario campechano, quien finalmente fue liberado “al no haber delito qué perseguir”.