Solo un caso de huesos de cristal en la entidad

26

La osteogénesis imperfecta, también llamada ‘Huesos de cristal’, es un trastorno congénito, es decir, presente al nacer, que se caracteriza por la fragilidad de hueso excesiva, como consecuencia de una deficiente elaboración de colágeno tipo I.
Se trata de una enfermedad muy rara por lo que en el Hospital General de Especialidades sólo se tiene registro de un caso atendido hasta ahora, señala el médico pediatra de la Secretaría de Salud de Campeche, Alberto Rosado Lavalle.
También, explicó que desde el origen el hueso tiene una mala estructura y puede causar problemas al momento de la concepción porque es un trastorno genético dominante, transmitido de padres a hijos.
Además de que no se puede prevenir ni curar y solo se atiende mediante rehabilitación, así como prevención basada en enseñar a los padres a cuidar sus hijos para evitar fracturas, ya que hasta un simple cambio de pañal podría terminar en el quiebre de huesos del bebé.
De la misma forma, existen centros hospitalarios donde se realizan operaciones que consisten en introducir clavos de metal que evitan que el hueso se deforme, aunque eso depende de la severidad de la enfermedad y de la capacidad económica del paciente porque este tipo de intervenciones suelen ser caras.
“Si uno de los dos padres tiene la enfermedad y el otro no, el 50% de los hijos puede tener la enfermedad, es decir que si yo tengo osteogénesis imperfecta y me caso con una mujer sana, si tengo un hijo, este tiene el 50% de probabilidad de tener la enfermedad. Este padecimiento se puede presentar desde el embarazo, desde el útero el feto puede tener fracturas”, explicó.
El galeno añadió que no existe un registro de cuántos casos en total existen en el país ni en la entidad; sin embargo, en el Hospital General de Especialidades se tiene dato de uno en el municipio de Palizada.
Los tipos de osteogénesis imperfecta que se dividen en tres grupos, los tipos 2,3,7 y 8 son de síntomas severos mientras que los tipos 4,5 y 6 moderados. “Los tipos 1,2,3 y 4 son los más comunes qué tan afectado esté el hueso, porque la persona podría padecerla y nunca tener fracturas o tenerlas una vez en su vida, o bien, que las tenga frecuentemente e incluso presente deformidad en los huesos muy evidentes”, señaló.
El médico pediatra comentó que este mal puede incluso derivar en malos entendidos en casos en donde los pequeños presenten quebraduras de huesos porque podría parecer maltrato infantil.

Información: Lorena García / Fotografía: José D. Beytia