Un granito de esperanza

17
Víctor Manuel Chan Pech +Más de 15 años vendiendo elotes +Reconocido por su local La Milpa de don Víctor

Le ha costado 15 años de su vida poder forjar lo que hoy es un negocio reconocido en la capital campechana, comenzando desde cero y con la ilusión de poder construir un patrimonio para su familia, mismo que ha ido forjando a través de los años y de brindar la mejor atención a sus clientes.

Es don Víctor Manuel Chan Pech, conocido en toda la ciudad por el extraordinario sabor que tienen los elotes y esquites que vende, lo que lleva a la gente a hacer grandes filas en su local ubicado en el Centro Histórico, a un costado de la Plaza Juan Carbó, y que hoy nos cuenta lo que ha pasado para llegar hasta donde está.

 

¿Cómo surge la idea de crear su propio negocio?

Por la necesidad de salir adelante. Hace ya 15 años que tuve que salir a las calles a trabajar para ganar el pan de la casa, y poco a poco hemos ido superándonos, siempre con la intención de ofrecerle a la gente un producto de calidad, que nos reconozcan por ser los mejores, tanto en calidad como en atención.

 

¿Cómo fueron los inicios de su negocio?

Vimos la oportunidad de tener un triciclo y comenzar con la venta de los elotes que nosotros mismos preparamos. Con el triciclo recorríamos todas las calles, todos los días por las tardes, aún bajo la lluvia a veces, otras con frío, pero la idea era no dejar a los clientes sin su tradicional elote.

Posteriormente, con el paso de los años logramos sumarnos con los comerciantes semifijos, donde seguimos trabajando y haciendo ahorros, hasta que se nos brindó la oportunidad de estar en este local, donde antes era la explanada del PRI y desde entonces ya la gente nos ubica y prefiere nuestros productos.

 

¿Ha sido difícil mantenerse con tanta competencia en este producto?

Nosotros tratamos de ofrecerle calidad y buena atención a los clientes, quienes conocen La Milpa de Víctor saben que están comprando calidad, productos frescos, y siempre lo he dicho en la familia, primero es el cliente y a ellos hay que darles una buena atención para que nos prefieran.

Además, ya las autoridades nos dan la oportunidad de participar en diferentes eventos para que más gente nos conozca y es nuestro trabajo dar productos buenos para que se queden con nosotros.

 

¿Qué consejo compartiría con otros emprendedores como usted, como su familia, para poder consolidarse en el paso del tiempo?

Siempre les digo que se hagan las cosas, bien, hay que tratar de complacer a los clientes, que el producto que están vendiendo tenga la calidad que a ellos mismos les gustaría estar comprando. Nosotros somos pura familia en el negocio y hoy tenemos la satisfacción y la alegría de haber salido adelante, con la ayuda de la gente que regresa con nosotros a seguir consumiendo el producto porque los complacemos.