Hugh Jackman busca formar parte de la reinvención del musical

31
Las coreografías y el estilo de la producción resaltan constantemente.

Omar Ramos/México

Hugh Jackman regresa a los musicales en el cine después de haber interpretado en 2012 a Jean Valjean en Los Miserables, actuación que le valió su primera nominación al Oscar.
Antes de eso, el actor ya tenía una larga relación con los musicales en teatro, con puestas como Oklahoma!, TheBoy from Oz e incluso un show personal en 2011 donde mostró su amor por el genero y las tablas.
Ahora regresa a bailar y cantar con El gran showman, donde da vida al creador del circo Ringling Brothers, P.T. Barnum.
Acompañándolo en esta aventura se encuentran Benj Pasek y Justin Paul, letristas que lograron fama mundial gracias a su trabajao en La la land y el guionista Bill Condon, también director de la cinta más taquillera del año, La bella y la bestia. Con ellos espera seguir reinventando el musical para las nuevas generaciones.
“Tiene un poco de vibra de Moulin Rouge, el director Michael Gracey hace 15 años trabajó en Moulin Rouge, en el departamento de efectos visuales. Pero tiene canciones originales actuales, es una cinta de época, 1950, como Moulin Rouge, con canciones contemporáneas, con bailes contemporáneos”, dijo el actor a ¡hey! en su visita a México.
El artista agregó: “No es un mundo realista, es un espacio estilizado y me hace muy feliz la comparación que haces con Moulin Rouge, por ejemplo, porque creo que esa cinta realmente reinventó los musicales para esta nueva era y realmente espero que podamos seguir con esa tarea”, comentó el australiano, con la amabilidad que lo caracteriza.
El gran showman es un proyecto que tuvo siete años y medio de gestión. Los letristas Pasek y Paul comenzaron a trabajar en el proyecto, incluso antes que en La la land, y el musical ganador del Tony, Dear Evan Hansen. Fue la insistencia de su director y de su protagonista que sacaron el proyecto adelante, con el afán de dar vida a un género básico en la historia del cine.
“Fue una verdadera sorpresa para mí entrar en los musicales, a los 26 años hice el primero, ahora he hecho dos en cine y mi escenario soñado sería hacer una decena más. Siempre asumo que cada nuevo será el último, porque se piensa que los musicales están fuera de moda, pero ya veremos”, reflexionó Jackman, cuyo primer musical fue justamente La bella y la bestia, donde dio vida a Gastón en 1995, en su natal Australia.
Sobre su personaje en esta producción, que a través de diversas canciones envía mensajes de optimismo e inclusión social, Jackman lo compara con algunas de las figuras que definitivamente han cambiado nuestro entorno, gracias a su particular visión y su energía tan característica en cada filme.

Milenio Diario