Si EU sale de pacto nuclear, “respuesta dura”: Teherán

20

Siavosh Ghazi y agencias/Teherán

Irán advirtió a la comunidad internacional sobre una posible salida de Washington del acuerdo sobre el programa nuclear iraní, a pocos días de una decisión estadunidense sobre el tema.
“La comunidad internacional debe prepararse para una posible salida de Estados Unidos del acuerdo nuclear dentro de unos días”, declaró el viceministro de Relaciones Exteriores iraní, Abas Araghchi, uno de los principales negociadores de este acuerdo, citado por la agencia oficial iraní Irna.
El acuerdo de julio de 2015 alcanzado entre Irán y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (Estados Unidos, China, Francia, Reino Unido, Rusia) más Alemania, el llamando Grupo 5+1, permitió levantar parte de las sanciones internacionales impuestas a la república islámica a cambio de garantías sobre el carácter exclusivamente civil de su programa nuclear. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha fustigado el pacto y rehusó en octubre a “certificarlo”, país, en respaldo a Israel que también ha querido minarlo. Trump tiene de plazo hasta el viernes para decidir si sigue o no por esta vía. En octubre el mandatario amenazó con abandonar el acuerdo si no era modificado.
El acuerdo limita y supervisa el programa atómico de Teherán a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales.
Si EU sale del acuerdo, la respuesta de Irán será “apropiada y dura (…). Estados Unidos seguramente lo lamentará”, advirtió el vocero de la diplomacia iraní, Bahram Ghassemi ante la prensa.
Mientras, el gobierno iraní aparecía dividido sobre qué medidas tomar ante el descontento que originó las recientes protestas: el presidente Hasan Rohaní aboga por mayores libertades pero choca con la resistencia del campo conservador. “Decir que las reivindicaciones de la población se limitan a cuestiones económicas (…) es errar el tiro”, declaró ayer Rohaní, citado en un comunicado de la presidencia.
“El problema que tenemos es la distancia que separa a los dirigentes de la generación joven. Nuestra manera de pensar es diferente de su manera de pensar (…). El problema es que queremos que la generación de nuestros nietos viva como nosotros”, añadió el presidente, de línea moderada.
Del 28 de diciembre al 1 de enero, hubo manifestaciones acompañadas de violencia en decenas de ciudades del país para protestar contra la carestía de la vida y el poder. Dejaron 21 muertos.
Las autoridades, de todas las tendencias, hablan de “reivindicaciones legítimas” contra la carestía y el desempleo, al tiempo que condenan “la violencia”.
Rohani construyó su campaña electoral sobre la promesa de una mejora económica gracias al levantamiento parcial de las sanciones contra Teherán, obra maestra de su primer mandato (2013-2017). Pero los efectos económicos de este acuerdo tardan en dejarse sentir. Y la incertidumbre causada por la amenaza del presidente Trump de desconocer el pacto, contribuye a enfriar el ardor de los inversores extranjeros interesados por Irán y que el país necesita para relanzar su economía.

Milenio Diario