“Por seguridad”, Trump quería invadir Venezuela

6

Agencias/Washington

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, planteó hace varios meses a su gobierno la posibilidad de invadir Venezuela alegando cuestiones de seguridad nacional, informaron medios locales.
Si bien no han trascendido muchos detalles de esta conversación, se sabe que tuvo lugar hace meses puesto que Trump expuso esta opción durante un encuentro con el entonces secretario de Estado, Rex Tillerson, y el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, H.R. McMaster, quienes ya no forman parte del ejecutivo.
De acuerdo con la cadena CNN, que cita fuentes próximas al presidente bajo condición de anonimato, el mandatario valoró esta posibilidad en uno de los momentos de mayor tensión entre Washington y Caracas, y esgrimió cuestiones de seguridad nacional para defender la medida. En todo caso, de acuerdo con dicha fuente, la posible invasión del país latinoamericano “nunca fue una opción inminente”.
En agosto del año pasado, el mandatario estadunidense dijo públicamente que no descartaba una “opción militar” para resolver el “muy peligroso lío” que atravesaba Venezuela, sumida entonces en una oleada de protestas antigubernamentales que dejó más de 120 muertos.
Apenas un día después de estas declaraciones, Nicolás Maduro Guerra, hijo del gobernante venezolano, Nicolás Maduro, advirtió a Trump que el país petrolero respondería con “fusiles en Nueva York” y tomaría la Casa Blanca en caso de una invasión militar. La relación entre Estados Unidos y Venezuela se encuentra especialmente enquistada desde que Trump asumió la presidencia en enero de 2017.
Fruto de esta tensa relación, en los últimos meses la Casa Blanca ha aplicado numerosas sanciones contra funcionarios y empresas venezolanas e, incluso, llegó a promover una resolución para iniciar el proceso destinado a suspender a Venezuela de la Organización de Estados Americanos (OEA).
Mientras, en Viena, el presidente iraní, Hasan Rohani, en busca de socios para contrarrestar el regreso de las sanciones estadunidenses, insistió en su voluntad de salvaguardar el histórico acuerdo, hoy amenazado, sobre el programa nuclear de su país.
La visita, que Teherán considera de “capital importancia” para la cooperación entre Irán y Europa después de que EU abandonara el acuerdo, se ve ensombrecida por el reciente arresto de un diplomático de la embajada de Irán en Viena, sospechoso de estar implicado en un proyecto de atentado frustrado.