Daniel Venegas, Fraancisco Mejía y Eugenia Jiménez/México

El presidente Enrique Peña Nieto aceptó ayer la renuncia de los secretarios de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y de Desarrollo Social, Luis Enrique Miranda, y nombró en esos cargos a Alfonso Navarrete Prida y Eviel Pérez Magaña, respectivamente.
El nuevo titular de la Segob estuvo hasta ayer al frente de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS), puesto que ahora ocupará Roberto Campa Cifrián, quien fungía como subsecretario de Derechos Humanos en la Segob.
Ayer a mediodía, Osorio encabezó junto con Peña Nieto un acto en Los Pinos para anunciar un programa por el cual se obtendrán actas de nacimiento por internet.
Ahí, adelantó que más tarde presentaría su renuncia. Entrevistado al finalizar el acto, señaló: “Estoy muy contento con mi vida”, y aseguró que no va “por puestos, sino por proyectos”.
Peña encomendó a Navarrete Prida tener como prioridad fortalecer la gobernabilidad democrática, redoblar esfuerzos en el combate a la inseguridad, ampliar las acciones contra delitos relacionados con el robo de combustible y seguridad en las carreteras, impulsar la adopción del modelo óptimo de la función policial y continuar impulsando las estrategias para fortalecer la observancia de los derechos humanos, y combatir la violencia contra mujeres, periodistas y activistas.
También pidió velar por el correcto desarrollo de los procesos electorales de este año.
Al nuevo titular de la Sedesol, Eviel Pérez Magaña, el Presidente le encomendó consolidar una política social de Estado con programas transparentes y eficientes, la estrategia nacional de inclusión y garantizar que, “sin lastimar la operatividad de los programas sociales, el blindaje electoral asegure que no existirá ningún mal uso de éstos, de cara al proceso”.
A su vez, a Campa, nuevo secretario del Trabajo, le dijo que las prioridades de la dependencia deben ser mantener el ambiente de armonía entre los sectores productivos, redoblar los esfuerzos de formalización del empleo y continuar con el impulso para recuperar el poder adquisitivo.
Al tomar posesión, Campa Cifrián afirmó que mantendrá las tareas que durante cinco años desarrolló Navarrete Prida.
Señaló: “Vamos a construir para que las cosas se mantengan como están, si podemos fortalecer y ampliar algunos de estos objetivos, estaremos satisfechos al final de esta administración”.
Calificó de “exitosa y extraordinaria” la labor de Navarrete al frente de la secretaría. “Sé que entrega usted resultados extraordinarios: reducción sin precedente en la informalidad laboral, resultados positivos en cada renglón, por eso es un privilegio estar aquí”.
En su despedida, Navarrete Prida dijo: “Desde aquí se le cumplió bien a México, se le cumplió bien al presidente Peña”.

Milenio Diario