Fujimori suplica para no volver a la cárcel

4
Algunos partidarios del ex mandatario se manifestaron a su favor afuera del hospital limeño donde permanecía hasta anoche internado.

Agencias/Lima

El ex presidente peruano Alberto Fujimori, cuyo indulto fue anulado por la justicia, pidió este jueves a las autoridades que no lo envíen de regreso a prisión, pues eso significará una “condena a muerte” para él, mientras se reaviva la lucha entre sus hijos Keiko y Kenji por su legado político.
La Corte Suprema anuló el miércoles el indulto y ordenó que el ex mandatario (1990-2000) vuelva a prisión luego de 10 meses de libertad, tras lo cual fue ingresado a una clínica de Lima, donde desde ayer quedó bajo custodia policial.
“Ya está en condición de detenido”, dijo el ministro del Interior, Mauro Medina, sobre la situación legal de Fujimori, de 80 años.
“Solo se espera su alta de la clínica para ser conducido al establecimiento que disponga el Instituto Nacional Penitenciario”, agregó.
En un video grabado en la cama en la clínica, Fujimori pidió este jueves a las autoridades peruanas que no lo envíen de regreso a prisión, pues eso significará una “condena a muerte” para él.
“Quiero pedirle al presidente de la república (Martín Vizcarra), a los miembros del Poder Judicial, una sola cosa: por favor no me maten; si regreso a prisión mi corazón no lo va a soportar, está demasiado débil para volver a pasar por lo mismo”, declaró.
“No me condenen a muerte, ya no doy más”, agregó.
El abogado de Fujimori, Miguel Pérez Arroyo, apeló el miércoles el fallo del magistrado de la Corte Suprema y solicitó al tribunal suspender la orden de arresto del ex presidente por “un inminente riesgo de muerte súbita en caso de reingresar a un establecimiento penitenciario”.
A pesar de haber sido condenado a 25 años de prisión por crímenes contra la humanidad y corrupción, Fujimori siguió gozando de gran popularidad en Perú por haber acabado con el terrorismo de Sendero Luminoso y la hiperinflación. Ese legado se disputan sus hijos, pues ambos quieren ser presidentes.
El cisma en el fujimorismo se selló en junio cuando el partido que lidera Keiko —que domina el Congreso— consiguió quitarle su escaño parlamentario a Kenji, quien se opuso a la cruzada de su hermana para destituir al entonces presidente Pedro Pablo Kuczynski, quien renunció en marzo pasado.
Ambos hermanos, que podrían enfrentarse en las presidenciales de 2021, derramaron lágrimas tras la anulación del polémico indulto que Kuczynski le concedió a su padre en la víspera de la Navidad pasada.
Keiko, de quien analistas creen que le ganó a su padre el pulseo por el liderazgo de la derecha radical, rechazó el fallo del juez Hugo Núñez y entre sollozos denunció una persecución a su padre, a pesar de que ella objetó en su momento la forma en que se dio el perdón.
Para el Poder Judicial, el proceso es estrictamente jurídico, mientras que el Ejecutivo dice no tener nada que ver con un tema que le corresponde manejar a otro poder del Estado.
Los familiares de las víctimas de los casos La Cantuta (1991) y Barrios Altos (1992), en los que murieron 25 personas, solicitaron en julio la revocación del indulto, luego que la Corte Interamericana de Derechos Humanos dio plazo hasta fines de octubre para que la justicia peruana tomara medidas.

Milenio Diario