Que ya han iniciado las vacaciones en los planteles escolares, y comenzó una nueva preocupación para las autoridades de Educación: los ladrones que no tienen un poco de vergüenza y aprovechan la soledad en las escuelas para llevarse los equipos que sirven para la enseñanza de miles de estudiantes campechanos.

Que en esta ocasión ya se han tomado medidas para combatir este problema. Se ha instruido a todos los supervisores de zona para que, en conjunto con directores y directoras, establezcan algún lugar seguro para equipos de cómputo, proyectores, impresoras y todo el equipamiento de valor, a fin de evitar mayores pérdidas.

Que lo que se busca es no dejar los equipos en los planteles donde no se cuenta con personal de vigilancia, donde no hay veladores, para tener la certeza que los equipos estarán seguros, y contar con ellos en el próximo ciclo escolar. Además de que se les ha pedido los padres de familia a que estén pendientes y si ven algo sospechoso, lo reporten a la Secretaría de Seguridad, que también realizará operativos.

Que desde luego que hay que tomar medidas preventivas, pues esto nunca está de más. También es necesario que desde el Congreso se modifique la ley para endurecer las sanciones a quienes roben en las escuelas. Pero lo más importante es que haya un conciencia ciudadana del daño que causa alguien que roba, y más si lo que se lleva sirve para enseñar a las próximas generaciones. ¿Y a dónde va a parar lo hurtado? Sin duda que es un círculo dañino que solo lastima a los campechanos de bien.