El llamado para trabajar juntos en beneficio de Campeche

22
Martin Acosta Al tiempo
Martin Acosta

AL TIEMPO

MARTIN ACOSTA PACHECO

Y luego de más de siete meses del distanciamiento marcado por él mismo, el alcalde Eliseo Fernández Montúfar acepta sin expresarlo, que necesita del apoyo del gobernador Alejandro Moreno Cárdenas, para sacar adelante al municipio donde una población que creyó en sus promesas de campaña, cada vez se aleja más y eso, pone en riesgo concretar su deseo y meta de llegar a la gubernatura.

El cacareado dicho “no es lo mismo ser borracho que cantinero”, se concreta en un alcalde que no dimensionó la responsabilidad que es gobernar un municipio, que no sólo es pararse en una calle para tapar un bache, sino que la administración de un Ayuntamiento es mucho más que eso, no es un juego. No dudo que entre todo el equipaje de pretensiones que tiene el alcalde, hayan buenas intenciones, pero de nada sirven si no se sabe aterrizarlas.

Y es que, no es la primera vez que el alcalde de extracción panista tiene que ceder y bajar su guardia, pues en diciembre requirió de un crédito para pagar las prestaciones de fin de año de los empleados de la Comuna, y cuando lo solicitó, sin mayores problemas se le entregó: O sea ahí quedó en claro que fiel a sus dichos, el gobernador cumplió con apoyarlo, como al resto de los 10 alcaldes.

Sin embargo, del lado del alcalde campechano continuaron las críticas a todas las acciones y obras que el gobierno estatal puso en marcha. A través de sus más cercanos seguidores como los legisladores Rabelo de la Torre, Merk Estrada y José Inurreta denostaron y aún lo hacen, de todos los proyectos estatales. Así, correspondieron al apoyo estatal.

En lo personal  y lo aclaro, desde mi punto de vista, ese llamado del alcalde para trabajar unidos, es como dar la mano derecha y en la izquierda blandir un sable, porque por una parte habla de la enjundia del gobernador, pero por otra los acusa de zancadillarlo y de protagonista, lo cual es totalmente a la inversa y muestras de ello hay cientos, sólo es cuestión de revisar las redes sociales de ambos funcionarios, para darse cuenta de qué lado está el protagonismo y los empellones.

El gobernador nunca ha renunciado a su política de apoyo a los 11 ayuntamiento del Estado, y con acciones y hechos lo ha demostrado, ¿pero cómo ayudar a quien se niega a recibir la ayuda en un afán de victimizarse?, ¿cómo apoyar a quien no lo pide?

Finalmente, Fernández Montúfar se dio cuenta que la realidad supera los mejores deseos, que se requiere de mucha capacidad y de un equipo profesional para sacar adelante un municipio, no es con ocurrencias como esto se logra. La administración de un Ayuntamiento va más allá de reparar algunas calles, se requiere de planeación de proyectos calendarizados.

Tampoco es quitar luminarias de una calle para colocarlas en otra o presumir una lanchita, motocicleta o camión.

Administrar un municipio es gestionar, es supervisar, dejar en manos de los que saben ese trabajo, la reparación de calles, luminarias, es garantizar la prestación de los servicios públicos, y con todo respeto, en siete meses de gobierno municipal, nada de eso se ha observado.

Ahora el edil parece entender que se requiere de tiempo completo y dedicación para afrontar la atención al municipio, pero sobre todo porque él mismo jura y perjura que le entregaron una Comuna endeuda y llena de vicios, etc, etc, y eso lo obliga a laborar más allá de lo normal, pero en los hechos ha demostrado lo contrario con sus giras a otros municipios.

Ojalá que el alcalde deje atrás esas posturas que a nada conducen y que ese llamado que le hace al gobernador para que lo apoye, sea leal y honesto y no  resulte en otra maniobra con fines personales o políticos a los que ya nos tiene acostumbrados. Ahora el alcalde tiene esa gran oportunidad de servir y bien a los campechanos, especialmente cuando el mandatario estatal le ha reiterado su respaldo y orientarlo en la administración y planeación. Ojalá lo aproveche. Al tiempo.