La veda del camarón siete barbas afecta a pescadores ribereños

30
Pescadores carmelitas también se quejan de la mala racha en la captura de escama

La veda del camarón siete barbas que iniciará en el primer minuto del próximo 1 de mayo, afectará la economía de los hombres del mar dedicados a la captura del crustáceo, manifestó el presidente de la Federación de Cooperativas Pesqueras Ribereñas “Rebeldes de la Caleta”, José Luis Escalante Morales, quien dijo también la pesca de escama se encuentra baja desde hace meses, lo que repercute en los ingresos económicos de los pescadores ribereños.
Explicó que la veda es un “candado” que siempre le ponen a los pescadores ribereños de forma anual; la temporada tiene dura cuatro meses, tiempo en el que hay más producción y eso siempre se lo plantean a las autoridades del Instituto Nacional de Pesca (Inapesca); “las opiniones de los pescadores son ignoradas, por ello, algunos hombres de mar se arriesgan a realizar la captura del camarón siete barbas en los meses que no está permitido”, aludieron.
Indicó que en esta temporada de intenso calor, el agua del Golfo de México se calienta, y eso hace que varias especies emigren a lugares más profundos en donde los equipos de pesca no pueden llegar, por ello es poco el producto obtenido en los últimos meses.
Recordó que claro ejemplo de ello es la Semana Santa que recientemente concluyó, donde no se observaron especies marinas que ofrecieran los expendedores de pescados y mariscos en los mercados locales, debido a la escasez de los productos.
Mencionó que con la nueva reforma al artículo 420 del Código Penal Federal, el castigo a los pescadores que sean sorprendidos al capturar especies en veda será por delincuencia organizada, lo que vendría a perjudicar a las familias de los ribereños.
“Los pescadores son seres humanos que necesitan cubrir sus necesidades, como alimentación, vivienda, estudio de sus hijos, el pago de los servicios como luz, agua, entre otros, y si les ponen candados a sus actividades, los sumergen más en la pobreza”, señaló, de ahí la necesidad de los apoyos o de contar con opciones para emplearse en otra cosa para de esta manera obtener recursos para cubrir sus necesidades, como podría ser la pesca del camarón rosado.
“Desafortunadamente en los años que lleva la veda del camarón siete barbas, las autoridades ignoran las peticiones de los pescadores y en vez de buscar alternativas, para solucionar los problemas de la pesquería, endurecen las leyes en contra del pescador, y cada vez los hombres del mar, se encuentran contra la espada y la pared, sin trabajo, y sin dinero”, remarcó Escalante Morales.

Información: Omar Dzul Tuz