Dirigente de “Corazón Valiente” niega su retiro

29
Manuel Bonilla Carrillo, líder del Sindicato “Corazón Valiente”
Manuel Bonilla Carrillo, líder del Sindicato “Corazón Valiente”, descartó su jubilación y mostró un documento en el que trabajadores le manifiestan su respaldo.

Manuel Bonilla Carrillo, líder del Sindicato “Corazón Valiente” del Ayuntamiento de Campeche, negó rotundamente su retiro, ya que la jubilación al 100 por ciento no es un logro de José del Carmen Urueta Moha, sino del sindicato.

Además, no descartó contender por el cargo de líder sindical de los Tres Poderes.

Ante las declaraciones en redes sociales del líder de los Tres Poderes, José del Carmen Urueta Moha, de la supuesta aprobación de la jubilación con el 100 por ciento de sueldo de Bonilla Carrillo, fue él mismo quien en conferencia de prensa desmintió tal situación.

Detalló que después de 30 años de servicio, el porcentaje que por ley le corresponde a los trabajadores jubilados es del 100 por ciento, por lo que esto es un logro de la sección sindical y no de Urueta Moha, por lo que él con 35 años cumplidos, es lo que le correspondería si aceptara dicha jubilación.

Argumentó que ante la preocupación que le externaron más de 800 trabajadores que aún confían en él y que firmaron un documento dirigido a Urueta Moha, que a la letra dice:

“Personal sindicalizado reconoce y reafirma a Manuel Alfredo Bonilla Carrillo como secretario general de la sección sindical de los trabajadores del municipio de Campeche”, seguido de las firmas de los trabajadores.

El líder de “Corazón Valiente” dijo que continuará al frente del sindicato como la toma de nota lo estipula, hasta el 2022 que vence el plazo ,o en su caso cuando la base trabajadora se lo requiera.

Pero por el momento él no piensa jubilarse ni abandonar a sus agremiados afectados, ya que pese a que se habla del pago pendiente a trabajadores que participaron en la huelga y la reinstalación de los empleados del Rastro estas situaciones simplemente no avanzan, por lo que ha tenido que presionar para que sean tomados en cuenta.

Recalcó que su suspensión temporal del Ayuntamiento está a punto de finalizar, ya que este tipo de suspensiones no suelen durar más de seis meses.

Sin embargo, ante las trabas legales después de dos amparos a su favor y un proceso tardado él lleva siete meses suspendido; sin embargo, esto no significa que esté despedido o jubilado, como han argumentado algunos para dividir a la base trabajadora.

Ante el cuestionamiento del porqué se ha dado esta situación, señaló que él no sabe las verdaderas intenciones de Urueta Moha y del alcalde que han trabajado en contubernio.

“Pudiera ser porque tienen temor de que compita por el liderazgo del Sindicato de los Tres Poderes”, lo cual hará si los trabajadores se lo piden.